Poco probable monetizar prestaciones

El nuevo IETU no será suficiente para impulsar a las empresas a eliminar la previsión social; las compañías no pagarán menos y los empleados de todas maneras terminan pagando más.
Sólo una de cada cuatro empresas tiene esquemas de retención
Verónica Galán
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La desaparición de las prestaciones de previsión social en 2008 a causa del pago del nuevo Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU) es poco probable, ya que a las compañías les resultará más caro piramidar las prestaciones, aseguró la consultora fiscal Horwath Castillo Miranda (HCM).

En 2007, tras la aprobación del nuevo gravamen empresas y consultorías advirtieron que podrían desaparecer las prestaciones de previsión social (vales de despensa, fondo de ahorro, seguros de vida y gastos médicos mayores, entre otros) y en algunos casos éstas se acumularían como efectivo al salario del trabajador.

Sin embargo, HCM consideró que de cambiarse la prestación de previsión social a efectivo y acumularse al salario del empleado, el crédito que obtendría la empresa ante el IETU sería insuficiente para compensar los costos adicionales de monetizar los beneficios.

Adicional al aumento en la base gravable, las empresas terminarían pagando más al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y al Infonavit.

HCM explicó que de monetizarse las prestaciones el trabajador si terminaría ganando menos.

Por ejemplo, detalló la consultoría, si una empresa paga a su trabajador 16,517 pesos y le permite llevarse a su casa 14,489 pesos y éste sólo recibe la prestación de vales de despensa, hasta por un salario mínimo, si le monetizan su prestación la compañía tendría que pagarle los mismos 16,517 pesos, pero el trabajador sólo se llevaría a casa 14,186 pesos.

“El empleado absorbería el impacto de 303 pesos menos en su ingreso mensual. A cambio de esos 303 pesos menos que el trabajador deja de llevarse, la empresa puede tomar el crédito contra el IETU de 250 pesos (…) adicionales a los que ya tenía”, precisó HCM.

Si la empresa no quisiera afectar a sus trabajadores, en este mismo ejemplo, tendría que pagar 382 pesos más  de sueldo para que el empleado pudiera llevarse los mismos 14,489 pesos.

Empero,  a cambio de los 382 pesos más la compañía podría tomar un crédito contra el IETU de 313 pesos, 63 pesos menos que la cantidad que debe pagar para que el trabajador no se vea afectado en su ingreso.

Para efectos del IETU los salarios y la previsión social no son deducibles, mientras que para determinar la base del Impuesto Sobre la Renta (ISR), sí.

El IETU es un nuevo impuesto que se cobra, a partir de 2008, sobre lo que resulte de los ingresos percibidos y efectivamente cobrados menos las deducciones autorizadas, efectivamente pagadas. La tasa del nuevo gravamen es de 16.5% para 2008, 17% para 2009 y de 17.5% a partir de 2010.

Entre otras restricciones que prevé el IETU están el no poder deducir los intereses derivados del financiamiento y una serie de partidas que aún están pendientes de aplicarse por las empresas, tales como los inventarios, el 50% de las inversiones realizadas con anterioridad a la entrada en vigor del impuesto, y el saldo de las pérdidas fiscales sufridas en ejercicios anteriores.

Las personas físicas con actividad profesional (médicos, arquitectos, artistas, periodistas, entre otros) y quienes tributen bajo el Régimen de Pequeños Contribuyentes (Repecos) también deberán pagar IETU.

Ahora ve
No te pierdas