EU idea un plan contra la recesión

Los legisladores estadounidenses consideran varias opciones para impulsar su economía; nadie se pone de acuerdo: unos piden soluciones temporales y otros sugieren de remedios permane
La desaceleración económica está a la vuelta de la esquina.  (Foto: )
Jeanne Sahadi
NUEVA YORK -

Demócratas y Republicanos se preparan para responder a una recesión que parece inminente, los cheques de reembolso de los impuestos federales son sólo una de las medidas que ambos partidos exploran.

Expertos de ambos partidos han solicitado algún tipo de estímulo; además de las devoluciones fiscales plantean la necesidad de que los recortes a impuestos sean permanentes y que aumente el gasto gubernamental para la creación de empleos o fondos de desempleo.

A pesar de que el presidente Bush ha dicho en numerosas ocasiones que está considerando una amplia gama de soluciones, la Casa Blanca aún no se ha comprometido a proponer un paquete específico.

Tanto senadores como diputados demócratas trabajan conjuntamente en una propuesta. De acuerdo a las declaraciones de la portavoz de la Cámara baja, Nancy Pelosi, el plan demócrata será “ayudar a las familias más perjudicadas promoviendo la confianza del consumidor, el crecimiento económico y la generación de empleos.”

Mientras tanto, algunos analistas opinan que sólo la Reserva Federal tiene en sus manos la posibilidad de alejar la economía estadounidense de la recesión, y que cualquier intromisión de los legisladores tendrá un interés político en un año de elecciones presidenciales.

“Dudamos de los paquetes de estímulos porque, en muchas ocasiones, cuando el Congreso por fin actúa es demasiado tarde para causar un efecto en una recesión” afirma Josh Gordon, analista político de la Coalición Concord, un organismo bipartidista de control del déficit.

Jason Furman, miembro del departamento de Estudios Económicos del Instituto Brookings y exfuncionario de la administración Clinton, también sostiene que los estímulos fiscales deben ser temporales. Furman propone tres formas de estímulos que ayudarían a solventar los problemas económicos; estas propuestas, dice, están incluidas en el plan demócrata:

Una única devolución fiscal: aunque los economistas difieren sobre la efectividad de los reembolsos, Furman apela a un estudio publicado recientemente que revela que, en el 2001, cuando las familias recibieron devoluciones por 300 a 600 dólares, gastaron dos terceras partes de esos reembolsos en los primeros seis meses tras recibirlos. Así, el estudio estima que las devoluciones traen consigo un incremento saludable del gasto del consumidor. 

Una extensión provisional del tiempo para cobrar la prestación por desempleo: Esta fue otra medida tomada en el 2001, y hoy Furman afirma que el número de desempleados de larga duración se ha duplicado con respecto a aquél año.

Un aumento provisional en los pagos de vales de despensa: La ventaja de esta alternativa estriba en el supuesto de que las familias elegibles para recibir cupones de comida ya están gastando parte de su propio dinero en alimentos. Un aumento temporal en los vales podría servir para que estas familias gasten menos de su dinero en despensa y puedan gastar en otras cosas o incluso pagar los elevados precios de la calefacción y la gasolina.

Por su parte, el Presidente Bush ha indicado que en caso de proponer un plan de incentivos, éste dependerá mayormente del recorte de impuestos y no tanto del gasto gubernamental. E insiste en que los recortes sean permanentes. “En tiempos de incertidumbre, el Congreso debería transmitir el mensaje de que no elevaremos los impuestos en los próximos tres años, y esto lo haremos haciendo permanente el recorte fiscal. Además de esto, estaremos buscando opciones diferentes” declaró el presidente en conferencia de prensa.

Por el momento nadie parece ponerse de acuerdo, críticos a las soluciones temporales y escépticos de las soluciones permanentes cuestionan la efectividad de estas medidas ante una recesión que amenaza el cielo americano.

Ahora ve
No te pierdas