Banxico, entre la espada y la pared

Ortiz reconoció que EU vive una recesión… ahora el banco central tendrá que decidir qué hacer; las presiones inflacionarias que vive México hacen improbable que pueda bajar sus tasas pronto.
La inflación cada vez está más lejos de la meta de Banxico.  (Foto: )
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El gobernador del Banco de México (Banxico), Guillermo Ortiz, está entre la espada y la pared para tomar medidas que ayuden al país a enfrentar la recesión que él mismo dijo ya registra Estados Unidos.

Tanto analistas como la Secretaría de Hacienda y el propio banco central han modificado o están por modificar a la baja sus expectativas de crecimiento del PIB mexicano, que al inicio del año se ubicaban cercanas al 3.7%, pero disminuyeron a alrededor de 2.7%, un pronostico que recientemente hizo BBVA Bancomer.

A diferencia de la Reserva Federal estadounidense (Fed, por sus siglas en inglés) el Banxico tiene como objetivo constitucional conservar el poder de compra de la moneda, es decir, luchar contra la inflación y no propiciar directamente el crecimiento económico.

Los bancos centrales fortalecen el desarrollo de sus economías a través de disminuir la tasa de interés de fondeo, como recientemente lo hizo la Fed en Estados Unidos.

Mientras que la Unión Americana registraría en estos meses una recesión, en México las presiones inflacionarias son mayores.

Se espera que los precios aumenten 3.9% en este año, un pronóstico que no ha variado si tomamos en cuenta la encuesta de esta semana realizada por Banamex entre analistas privados.

El que la inflación no ceda se debe a que se esperan aumentos de precios por el efecto psicológico de los incrementos en los importes de gasolinas, los mayores costos de algunas materias primas y los efectos del nuevo Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU).

“Bajo este entorno, la expectativa del consenso de los analistas es que la tasa de fondeo bancario para el cierre del año se mantenga en 7.5%”, dijo un reporte de Santander.

Es decir, Banco de México primero atenderá las presiones inflacionarias antes de bajar las tasas de interés para fomentar el crecimiento de la economía.

Pero las opiniones se dividen, Banamex estima que la Junta de Gobierno del Banxico bajará la tasa de interés de fondeo en 25 puntos base a partir de septiembre; mientras que analistas del Deutsche Bank prevén que la baja se dará tan pronto como abril.

Una disminución en la tasa de fondeo reduce el costo del dinero, y por tanto, beneficia el acceso al crédito para financiar tanto a familias como a empresas, propiciando un mayor consumo e inversión.

La encuesta de Banamex revela que ante la sorpresiva baja de las tasas de interés de la Fed, cerca del 50% de los analistas entrevistados también esperan un movimiento en la política monetaria del banco central mexicano.

Incluso esta predicción podría fortalecerse la próxima semana cuando el Comité de Mercado Abierto de la Fed se reúna, ya que Wall Street vaticina una nueva baja de sus tasa de fondeo en al menos 25 puntos base.

Este jueves el Banxico dará a conocer la inflación de la primera quincena de enero, los analistas esperan un aumento de 0.38%, cifra superior a la reportada en la segunda mitad de diciembre pasado y similar a la del mismo periodo de enero de 2007, lo que aumentaría la inflación anual de 3.76 a 3.89%, por lo que no se espera un movimiento en las tasas de interés del Banxico.

Ahora ve
No te pierdas