Diagnóstico energético busca tiempo

El Gobierno federal sabe perfectamente cómo está el sector energético, no es necesario examinar expertos ven la idea de ganar tiempo para la reforma y amarrar la aprobación en Congreso.
El costo del barril nacional está 72.31 dls arriba de lo pre
Verónica Galán
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La propuesta del presidente Felipe Calderón para realizar un  diagnóstico integral del sector energético busca ganar tiempo y hacer los amarres políticos necesarios para garantizar en alguna medida la aprobación de una reforma estructural en este sector, coincidieron expertos.

“El Gobierno federal sabe la situación del sector energético, lo que no ha tenido claro es como desplegar una estrategia política para impulsar los cambios en el sector y como lidiar con la dependencia que las finanzas públicas tienen de los ingresos petroleros (petrolización del gasto público) y obtener esos mismos ingresos por otra vía”, explicó en entrevista el investigador de la Universidad La Salle, Felipe Gaytán.

Entre enero y septiembre de 2007 el 34.2% del dinero que ingresó a las arcas del Gobierno federal provino de la venta de petróleo, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

El catedrático de la Universidad Panamericana, Sergio Ampudia, coincidió en que la situación del sector energético es más que conocida y no haría falta un nuevo diagnóstico.

“El Gobierno sabe perfectamente cómo está la situación, tenemos muy poco petróleo, queda para 9 años (…), hay un asunto energético demasiado centrado en la energía fósil y muy pobremente en los biocombustibles”, añadió.

Por su parte, el catedrático del Tecnológico de Monterrey, José Luis de la Cruz, advirtió que el diagnóstico integral podría no mostrar que la actual situación del sector energético se debe a la gestión gubernamental durante los últimos 15 a 20 años.

“Quizá lo que no se tomaría es recapitular qué es lo que llevó a la actual situación de Pemex, la falta de inversión en infraestructura en los ochentas, el poco manejo político con los sindicatos y toda una serie de manejos en los noventa”, dijo.

En tanto que el diputado perredista de la Comisión de Energía, José Antonio Almazán, consideró que no hay necesidad de diagnosticar nada.

“Los diagnósticos están a la vista, en los informes anuales, en los estados financieros y en muchas otras cosas que ocultan, pero que han venido saliendo (…) el problema fundamental de Pemex es la criminal descapitalización a la que han sujetado a la empresa más importante de México”, indicó.

El legislador añadió que la propuesta podría ser una “muletilla” de Calderón ante la esperada llegada de campesinos de todo el país para solicitar se renegocie el capítulo agrícola del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y ante el inicio del próximo periodo ordinario de sesiones el primero de febrero.

“Recordemos además que la recesión de la economía de Estados Unidos ya comienza a hacer sentir sus efectos en la economía mexicana y todo esto me parece que les está complicando la situación a Calderón”, advirtió.

Gaytán consideró que la propuesta del diagnóstico podría estar encaminada también a contrarrestar los discursos nacionalistas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del Partido de la Revolución Democrática (PRD) contra la entrada de capital privado al sector energético.

No hubo ningún diputado del PRI ni del PAN, de la Comisión de Energía de la Cámara baja, disponible para comentar sobre el tema.

Ahora ve
No te pierdas