La crisis amenaza el puesto de Bernanke

Su permanencia en la Fed depende de la capacidad que tenga para mejorar la economía, según expe Ben Bernanke ha sido criticado por el manejo de la crisis hipotecaria desde la Reserva Federal.
La gestión de Bernanke al frente de la Fed vence el 31 de en
WASHINGTON (CNN) -

El empleo del presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Ben Bernanke, depende esencialmente de su capacidad para proteger a la economía estadounidense de las consecuencias de los problemas inmobiliarios y la turbulencia financiera.

Pero la política, y algunos errores, también podrían determinar finalmente si consigue o no otro mandato al frente del banco central.

La gestión de Bernanke al frente de la Fed, de cuatro años, vence el 31 de enero del 2010. El próximo presidente estadounidense, que asume a inicios del 2009, podría considerar la posibilidad de acudir a otra persona para que dirija la Fed.

Si bien goza de muy buena reputación como economista, y ha sido elogiado por sus esfuerzos para desmitificar al organismo monetario estadounidense, los dos primeros años de Bernanke en el puesto fueron acompañados por algunas controversias.

Recientemente, ha enfrentado una tormenta de críticas por su manejo de una crisis financiera que salió a la luz en agosto pasado.

"Han contribuido a la volatilidad", dijo Richard Gilhooly, estratega de renta fija de BNP Paribas en Nueva York. "Gran parte del temor a una recesión se basa en una confusión, en la falta de comprensión y la falta de confianza en la política que está administrando la Reserva Federal".

Cuando se desplomaron las acciones estadounidenses y del resto del mundo en las primeras semanas del año nuevo, la Fed sorprendió a los mercados financieros el 22 de enero con un recorte de tasas de interés de tres cuartos de punto porcentual.

La reducción, que se produjo una semana antes del próximo encuentro programado de política de la Fed, dejó la tasa referencial de los fondos federales en 3,5 por ciento.

Muchos creen que el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) de la Fed, que determina la política monetaria de Estados Unidos, reducirá sus tasas al menos en otro cuarto de punto cuando el miércoles termine su encuentro monetario de dos días.

Esto ocurriría justo un día antes de que Bernanke llegue a la mitad de su término como presidente.

En última instancia, el éxito de Bernanke para guiar a la Fed será juzgado por lo breve y superficial que sea cualquier declive estadounidense, y por si una recuperación a inicios del próximo año tiene base firme.

Pero una serie de fallas que se remontan al inicio de su gestión podrían constituir un alegato en contra de su renovación en el cargo.

En abril del 2006, cuando la Fed estaba tratando de decidir cuánto debería elevar el costo del financiamiento, Bernanke dijo ante el Congreso que la Fed podría hacer una pausa en algún momento de su campaña de alzas de tasas, un comentario que condujo a un aumento de las expectativas inflacionarias.

Días después, la presentadora de noticias del canal de televisión financiero CNBC, Maria Bartiromo, dijo que Bernanke le había dicho en una cena que los mercados habían entendido mal sus palabras, para interpretar que la Fed había terminado de subir las tasas.

Los analistas lo cuestionaron duramente por diseminar comentarios de política por medio de una conversación informal. Luego, Bernanke calificó al episodio como "un falla de juicio".

Posteriormente, incluso cuando comenzaban a propagarse los problemas de las hipotecas subprime, la Fed dijo el 7 de agosto que los riesgos inflacionarios eran su principal preocupación.

Pero tres días después, el banco central anunció que estaba listo para ofrecer liquidez a las instituciones con escasez de fondos, lo que produjo quejas de que la Fed estaba moviéndose detrás de los acontecimientos.

En diciembre, las autoridades de la Fed reconocieron un empeoramiento de las condiciones financieras, pero redujeron las tasas en un escaso cuarto de punto porcentual.

Pero imprevistamente, el día siguiente, la Fed anunció unas subastas especiales diseñadas para reavivar los congelados mercados del crédito.

Más recientemente, los analistas han cuestionado si la Fed entró en pánico con la sorpresiva rebaja de tasas de la semana pasada, la reducción más grande en más de 23 años.

Cuando el día siguiente el segundo banco de Francia, Societe Generale, anunció pérdidas de 7.000 millones de dólares por operaciones no autorizadas de un empleado, los actores del mercado se preguntaban si los esfuerzos de la entidad francesa para desarmar esas transacciones hicieron caer los mercados y llevaron a que la Fed incorrectamente redujera las tasas.

Bernanke, quien fue nombrado al frente de la Fed por el presidente George W. Bush después de actuar como jefe del Consejo de Asesores Económicos del presidente, podría enfrentar obstáculos políticos si el próximo mandatario estadounidense es un demócrata.

Ahora ve
No te pierdas