Juventud causa accidentes laborales

El IMSS estima que anualmente fallecen dos millones de personas por riesgos en el trabajo; los jóvenes son más imprudentes y toman menos precauciones al momento de laborar.
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Las personas de entre 15 y 29 años de edad son más susceptibles de sufrir accidentes en sus centros laborales, debido a la impericia, o incluso al "machismo" con que desempeñan sus actividades.

El coordinador de programas Médicos de Salud en el Trabajo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Joel Ortega Villalobos, indicó en entrevista que en 2006 se registraron 387 mil 827 riesgos de trabajo en todo el país.

Por su parte, la Organización Internacional del Trabajo (OIT)  señaló que anualmente se registran unos 268 accidentes no mortales de trabajo y 160 millones de nuevos casos de enfermedades profesionales en todo el mundo.

Se estima que anualmente fallecen más de dos millones de personas por riesgos de trabajo, de estas muertes 1.7 millones ocurren por enfermedades profesionales y superan a los accidentes mortales en una proporción de cuatro a uno.

El organismo internacional afirma que, por todo lo anterior, cuatro por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial se pierde en pago de compensaciones y ausencias de trabajo.

Ortega Villalobos señaló que la estadística más reciente con que cuenta el IMSS es la correspondiente a 2006, y del total de riesgos: 309,539 ocurrieron dentro de los centros laborales, 73,573, en el trayecto; y 4,175 fueron causados por enfermedades relacionadas con actividades laborales.

"Incapacidades permanentes fueron 19,327, las cuales son secuelas derivadas de los accidentes y enfermedades de trabajo, mientras que defunciones se registraron mil 328 en 2006", precisó.

El funcionario del seguro Social comentó que en ese año se registraron 100 riesgos de trabajo en empleados menores de 15 años; en el grupo de 15 a 19 años, fueron 21,525; en el sector de 20 a 24, fueron 69,753 accidentes, y en el de 25 a 29 años, 69,968 riesgos de trabajo.

"En muchos de los caso ese riesgo fue por impericia del trabajador o porque, por su propia juventud, no toman precauciones, no usan equipo de protección, e incluso, por machismo ya que no utilizan los aditamentos que se les proporcionan pues argumentan que son muy machos".

Puso como ejemplo a Daniel Rojas, quien trabajó hace cuatro años en una fábrica de automóviles, y al igual que otros de sus compañeros un día decidió no usar lentes protectores, así que cuando le saltaron residuos de metal sufrió importantes lesiones en uno de los ojos.

"Empezamos diciendo que parecíamos señoritas con nuestros lentes y ese día apostamos para ver quien hacía mejor su trabajo sin protección.

A mí me saltó en los ojos polvo metálico en el izquierdo y estuve tres meses incapacitado porque sufrí un fuerte desgarre, después ya no quise regresar a ese trabajo", precisó.

Por región anatómica del cuerpo, las partes que con mayor frecuencia se lesionan en accidentes de trabajo son: muñeca y mano, tobillo y pie, abdomen, columna lumbar y pelvis, mencionó el doctor Ortega Villalobos.

 Las secuelas que con mayor frecuencia se presentan por lesiones importantes son: amputación de muñeca y mano, fractura de muñeca y mano, perdida de la capacidad auditiva, que puede llegar hasta la sordera absoluta, y fractura en tobillo y pierna.

Por actividad económica, las ramas en hay más incidentes de trabajo son: construcción e ingeniería civil, servicios profesionales y técnicos, tiendas de autoservicio y departamentales, fabricación de productos metálicos y la industria metalmecánica.

"Eso quiere decir que quienes se lesionan con mayor frecuencia son los albañiles, y eso es a nivel nacional, así como el personal que trabaja en tiendas de autoservicio, aunque también están los empleados del rubro del transporte", indicó Ortega Villalobos.

Al respecto, Jorge Antonio Balderas, de oficio carpintero, manifestó que esa es también una actividad de alto riesgo, sobre todo cuando a los trabajadores les gusta combinar su actividad con el consumo de bebidas alcohólicas.

Expuso que su caso es un ejemplo, pues en su juventud acostumbraba beber casi a diario y como él era el dueño de su carpintería "sabía que nunca iba a despedirme, pero no tomé en cuenta que los accidentes no respetan rangos".

Relató: "un día llegué a terminar un trabajo después de haberme tomado unas copas, y al meter una madera en la sierra me distraje, mis reflejos no eran buenos y perdí el dedo índice de la mano izquierda. Ahora lo pienso y creo que dentro de todo me fue bien, porque puede haber perdido la mano".

La OIT y la Organización Mundial de la Salud (OMS), consideran que las enfermedades profesionales más comunes son el cáncer, atribuible a la exposición a sustancias peligrosas, las músculo-esqueléticas, las respiratorias, la pérdida de audición, las circulatorias y las transmisibles por agentes patógenos.

En un reporte sobre accidentes y enfermedades de trabajo, se señaló que en el sector de la agricultura, el cual emplea a la mitad de la fuerza laboral del mundo, predomina el uso de plaguicidas en la mayoría de los países.

Ese factor provoca unas 70 mil muertes por envenenamiento cada año, unos siete millones de casos de enfermedades agudas y de larga duración.

Pero los riesgos de trabajo no sólo impactan al empleado que los sufre y a la empresa para la cual presta sus servicios, sus consecuencias se extienden a las instituciones y a la economía nacional.

Un accidente laboral conlleva, entre otras cosas, el tiempo perdido cuando ocurre, la distracción que ocasiona, máxime si fue grave, el costo de traslado del lesionado del centro de trabajo a un centro de atención médica.

El costo del personal que acompañará al lesionado, el incremento en la prima del seguro social de la empresa para el año siguiente, pérdidas por detener la producción, si está se hacía en cadena al momento del accidente, posibles daños a la maquinaria.

Posteriormente disminuye el ingreso familiar del empleado accidentado o que falleció, el pago de incapacidad o indemnizaciones para las instituciones de seguridad social y para la federación,  disminución en la recaudación de contribuyentes.

Por ello, se considera que proporcionar seguridad y salud a los trabajadores es uno de los principales retos para todos los países.

Ahora ve
No te pierdas