Europa presiona para que suba el dólar

Los funcionaros de la zona euro presionan para que EU frene la caída de su moneda; la paridad con la moneda europea volvió a subir a un nuevo récord de 1.5275 dólares.
BRUSELAS (CNN) -

Los funcionarios de la zona euro presionaron el martes a Washington para que incremente sus esfuerzos destinados a frenar la caída del dólar, un día después de que la moneda estadounidense bajara a un nuevo mínimo contra el euro.

Guy Quaden, el representante de Bélgica en el Banco Central Europeo (BCE), dijo en una entrevista en la radio belga: "las cosas se están acentuando".

"Las autoridades relevantes son las que tienen que asumir sus responsabilidades, y especialmente, las autoridades de Estados Unidos, que repiten que están a favor del dólar fuerte pero deberían reafirmar sus palabras", dijo.

Los europeos temen que la caída de la moneda estadounidense se descontrole, después de que el dólar se desplomara por debajo del nivel de 1.50 dólares por euro la semana pasada.

El ministro de Finanzas de Bélgica, Didier Reynders, quien participaba el martes en un segundo día de reuniones con sus colegas, no fue tan directo como Quaden, pero su mensaje básico fue el mismo.

Reynders dijo que Europa cuenta con una ayuda activa de Estados Unidos para responder a una cuestión que dificulta la vida de los exportadores de la zona euro en los mercados mundiales.

"También estamos contentos con ver la reacción en Estados Unidos. Ellos también están preocupados por eso. Podría ser un primer paso hacia una buena colaboración entre Europa y Estados Unidos en esta área", dijo a los reporteros.

El primer ministro de Francia, Francois Fillon, sumó su voz al creciente coro de quejas, haciéndose eco de declaraciones similares que se habían hecho la noche pasada en una reunión en Bruselas que mantuvieron los ministros de Finanzas de la zona euro con el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet.

"Hay un problema en la relación entre el dólar y el euro", dijo a la radio francesa Europe 1, agregando que los acontecimientos de los tipos de cambio en parte son culpables por la subida de los precios de las materias primas, desde el petróleo al trigo.

¿Sólo intervención verbal?

El euro, que en su nivel más flojo, en el 2000, sólo compraba poco más de 80 centavos de dólar, subió a un récord de 1.5275 dólares el lunes, según datos de Reuters.

En el 2000, el BCE intervino en los mercados de cambios para contener la caída del euro, pero ahora no hay el menor indicio público de que pudiera hacer lo mismo a fin de impulsar el tipo de cambio en la dirección opuesta.

Cuando le preguntaron si el Grupo Euro de ministros de Finanzas europeos había discutido la posibilidad de que los bancos centrales pudieran vender o comprar monedas directamente, el ministro de Finanzas de Grecia, George Alogoskoufis, dijo el martes a los periodistas en Bruselas:

"No, no, no hubo discusiones de eso".

El Grupo Euro, que se reunió el lunes por la noche en Bruselas, habló en profundidad sobre los movimientos cambiarios y coincidió con Trichet en expresar su creciente preocupación, principalmente a través del primer ministro de Luxemburgo Jean-Claude Juncker, presidente del Grupo Euro, un foro donde los ministros conversan con Trichet.

"En las circunstancias presentes, estamos preocupados por los movimientos cambiarios", dijo Juncker el lunes, agregando que esa era la opinión acordada por todos en el encuentro del Grupo Euro.

"Previamente nunca habíamos dicho que estábamos preocupados sobre la base de las circunstancias actuales. No creemos que los recientes movimientos reflejen los fundamentos económicos", dijo.

Trichet no dio una conferencia de prensa, pero sí hizo su parte para sugerir que la aceptación de la debilidad del dólar tiene sus límites.

Rompiendo con una tradición de no hacer comentarios a los medios de prensa fuera de las conferencias de prensa normales, Trichet se detuvo mientras se dirigía al encuentro de Bruselas, para hacer una declaración a los reporteros.

El funcionario enfatizó que Washington favorecía el dólar fuerte. Pero lo que fue más inusual, fue que él optó por destacar eso al margen de un encuentro al que normalmente entra y sale sin más que saludar a los periodistas.

"En las circunstancias presentes, considero que es muy importante lo que han afirmado y reafirmado las autoridades de Estados Unidos, incluidos el secretario del Tesoro y el presidente de Estados Unidos, según los cuales la política del dólar fuerte es del interés nacional de Estados Unidos de América", dijo Trichet.

Ahora ve
No te pierdas