El mundo le da la espalda al dólar

Empresarios y particulares de todo el mundo buscan una divisa que no pierda valor continuamente bancos y asesores financieros recomiendan ahorrar en euros o en yuanes para el futuro.
Analistas opinan que 'la gente no quiere tener dólares ni ac

Los dueños de anticuarios de Manhattan, los vendedores de entradas al Taj Majal y los ejecutivos brasileños que viajan a la China tienen todos algo en común en estos días: no quieren dólares.

La otrora poderosa divisa estadounidense ya no domina los mercados cambiarios y pierde valor continuamente. Empresarios y particulares buscan otras divisas.

Expertos dicen que, dada la precariedad de la economía estadounidense, pasarán años antes de que el dólar recupere parte de su valor y de su prestigio.

Países que siempre usaron el dólar como punto de referencia le escapan a esa divisa ahora e incluso en Estados Unidos comienza a registrarse una aversión a esa moneda.

La boletería del Taj Mahal siempre aceptó rupias y dólares, pero desde febrero el gobierno indio vetó la divisa estadounidense y acepta solo rupias. Los comerciantes de las inmediaciones también se muestran renuentes a aceptar el dólar.

''Ya pasaron los días en que buscábamos dólares y los guardábamos para emergencias'', expresó Vijay Narain, dueño de una empresa turística de Agra, la ciudad donde se encuentra el Taj Mahal. ''Ahora preferimos el euro. Nos rinde mucho más''.

En Bolivia hay afiches que muestran la imagen de George Washington en un billete de un dólar junto a un billete de 500 euros y se recomienda a la gente que apele a la divisa europea si recibe dinero del exterior.

''Si el dólar baja, ahorra en euros'', dice un cartel cerca de una sucursal del Banco Bisa.

En Brasil, la casa de cambios Confidence Cambio fue la primera que comenzó a ofrecer yuanes a las personas que viajan a China, así no tienen que llevar dólares. Ese servicio tuvo gran éxito ya que Brasil tiene un gran intercambio comercial con China y también hay muchos brasileños que desean ir a los Juegos Olímpicos de Beijing en agosto.

''Ahora le decimos a la gente que no consiga dólares cuando viaja al exterior. Es mejor adquirir directamente la divisa local'', manifestó Fabio Agostinho, uno de los socios de la casa de cambio. ''Si la gente que se va al exterior lleva dólares, sale perdiendo con el cambio. No importa si va a China, a Europa o a Argentina''.

Billy LeRoy, dueño del negocio de antigüedades Billy's Antiques & Props de Manhattan, prefiere que le paguen en euros así puede reunir una buena cantidad de esa divisa para sus viajes anuales a París en busca de mercadería.

''Muestra dólares en los mercados de Francia y te sacan corriendo'', afirmó en su negocio, mientras clientes europeos compraban de todo en vista de que les resulta muy barato. ''Antes se desvivían por el dólar, pero ahora no los quieren o, si los aceptan, te dan un cambio muy desventajoso''.

El dólar ha perdido valor sistemáticamente desde el 2002, en que los déficits presupuestario y comercial de Estados Unidos se fueron por las nubes. Temores de una recesión y la crisis crediticia hicieron que el dólar se debilitase más todavía.

A mediados de marzo el euro se cotizaba a 1.56 dólares y por primera vez desde noviembre de 1995 se pagaron menos de 100 yens japoneses por dólar.

El dólar también alcanzó su cotización más baja en diez años ante el peso chileno y registró sus niveles más bajos frente al real brasileño desde que ese país dejó flotar su divisa en 1999.

Si bien el dólar está acostumbrado a los ciclos de altas y bajas, los expertos coinciden en que en esta ocasión resulta muy difícil predecir cuándo recuperará terreno, dado que esta es la primera vez en que debe hacer frente al euro para salir de una crisis.

En el pasado, durante períodos de baja, los fondos extranjeros adquirían bonos del gobierno estadounidense y ayudaban a que el dólar se recuperase. Pero ahora el euro y otras divisas representan opciones interesantes y las tasas de interés son más altas fuera de Estados Unidos, por lo que los fondos pueden conseguir mejores dividendos en otros países.

''Estados Unidos tiene este déficit comercial, existe la posibilidad de una recesión y tienen una divisa débil. El panorama del dólar es bastante negro'', expresó Gareth Sylvester, experto en divisas de la empresa británica HIFX, que realizó operaciones comerciales por valor de 40,000 millones de dólares el año pasado.

Países que en el pasado eran considerados muy riesgosos para las inversiones, como Brasil, ahora lucen atractivos. Y naciones como China y Rusia, en las que abunda el dinero para invertir afuera, están apelando a otras divisas para sus reservas o colocando el dinero fuera de Estados Unidos.

Antes era importante que los países ''acumulasen dólares para hacer frente a períodos malos, pero han acumulado tantas reservas en la mayoría de los mercados emergentes que el balance está mucho más allá de lo que justifican las medidas preventivas'', opinó Eliot Kalter, de la Universidad Tufts y quien trabajó en el Fondo Monetario Internacional.

La mayoría de los expertos opina que el dólar recuperará vigor, pero nadie se anima a decir cuándo.

''Los factores que perjudican al dólar serán revertidos, pero eso no pasará pronto'', dijo Kalter.

El problema es que ''la gente no quiere tener dólares ni acciones estadounidenses'', dijo Sylvester. ''Si usted es un inversionista con un millón de dólares para invertir, va adonde le dan los mejores dividendos y lo coloca en Sudáfrica, Australia o Nueva Zelanda''.

Y no son solo los grandes inversionistas lo que buscan otras opciones.

En Perú, donde se acostumbraba a ahorrar en dólares para resguardarse de la inflación, mucha gente está cerrando sus cuentas en dólares y guardando soles.

Y comercios como supermercados, cines y compañías de televisión por cable, que recibían dólares, ya no lo hacen.

Edwin Figueroa, ingeniero de sistemas de 29 años, cerró su cuenta de ahorros en dólares y abrió una en soles hace siete meses, alarmado por la debilidad de la divisa estadounidense.

''El sol está estable, mientras que el dólar tal vez esté más débil todavía dentro de un año'', comentó.

Ahora ve
No te pierdas