El celular mejora la vida de los pobres

El primer contacto de una persona de bajos ingresos con las telecomunicaciones es con un celula los operadores se verán compensados si se orientan más a este sector, según un análisis del CID
En 2007 los usuarios latinoamericanos significaron el 36% de  (Foto: )
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La telefonía celular se ha convertido en el primer contacto que las personas de bajos ingresos  (dos salarios mínimos) tienen con las telecomunicaciones, por lo que se convierte en una de las principales herramientas para mejorar su nivel de vida consideró un estudio del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

El consumo de telefonía celular entre las personas de bajos ingresos ha crecido exponencialmente en los últimos años, del 1.5% del total de su gasto en 2002, a 3% en 2006, según el Instituto nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).

“La telefonía móvil es valorada altamente por los pobres como herramienta para consolidar lazos sociales y para la seguridad personal, y que está comenzando a probar  ser útil para realzar posibilidades de negocio y empleo”, concluye el estudio Pobreza y Acceso Telefónico en América Latina y el Caribe.

El gasto en comunicación cobra mayor importancia pese a que para los más pobres representa casi el 10% de su ingreso mensual, mientras que para las familias de ingreso medio representa el 3.7%.

Más del 92% de los usuarios de telefonía son de prepago debido a que es más asequible y facilita el acceso al celular según opina el 45% de los usuarios  encuestados por el CIDE en coordinación con Diálogo Regional sobre Sociedad de la Información (DIRSI) al destacar que la telefonía de prepago es más cara que la de postpago.

Sin embargo, los mexicanos de bajos ingresos con celular realizan el menor número de llamadas (7 en promedio a la semana) de una muestra de siete países latinoamericanos en el que incluso Trinidad y Tobago tiene el mayor número de llamadas (25) debido a que las tarifas en el Caribe son menores.

“La principal barrera de acceso a las telecomunicaciones sigue siendo las tarifas, las cuales pueden bajar todavía”, dijo Judith Mariscal, investigadora del CIDE.

El estudio destacó que aunque no hay evidencias claras del mejoramiento del nivel de vida de las personas de bajos ingresos con celular, la tendencia es positiva porque elimina barreras a la información.

Incluso solo el 23% de los usuarios destacó que dejaría de usar su celular si su ingreso mensual disminuyera porque la considera una herramienta de trabajo.

Entre las oportunidades, incluso de negocio para los operadores, que pueden aplicarse a las personas más pobres con celular son las de servicios financieros, ya que las remesas que reciben millones de mexicanos de sus familiares en Estados Unidos podrían informarse a través del móvil y cobrarse hasta en estanquillos con un simple mensaje de texto, ante la baja penetración del sistema financiero en este segmento de la población.

La investigación destaca las oportunidades de negocio que representa el segmento de bajos ingresos que requiere de aparatos menos sofisticados ya que actualmente sólo basan su uso en voz y mensajes de texto, por lo que los fabricantes de teléfonos empiezan a desarrollar productos por menos de 100 dólares, mientras que los operadoras presentan oportunidades de prepago desde un dólar.

El reto es aumentar la competencia a través de la licitación del espectro radioeléctrico y que este proceso sea abierto, es decir que el concesionario no se vea obligado a utilizarlo solo para un medio como telefonía, sino que dependiendo de la demanda construya redes de banda ancha, WiFi o telefonía móvil, consideró la Mariscal.

Ahora ve
No te pierdas