La Fed enfrenta un nuevo dilema

Los reportes del desempleo en EU harán que la Fed tome una decisión agresiva o una acción caute la Reserva Federal combate la desaceleración... y también la inflación y el gris panorama labor
El más reciente recorte a la tasa de referencia aplicado por  (Foto: )
Paul R. La Monica
NUEVA YORK -

El último reporte del Departamento del Trabajo han arrojado negras cifras respecto al desempleo; y que el mercado laboral esté en malas condiciones dificulta el trabajo de la Reserva Federal (Fed).

De acuerdo al reporte, la tasa de desempleo ha aumentado y la nación estadounidense sufre una racha de despidos por tercer mes consecutivo. Antes de que se divulgaran las cifras, los futuros en la Bolsa de Chicago se preciaban con el 20% de posibilidades de que la Fed redujera medio punto porcentual la tasa referencial de los fondos federales. Tras el reporte, ese porcentaje aumentó a 42.

¿Qué hará entonces la Fed?

Son tiempos difíciles para el Banco Central, en tanto, Ben Bernanke admitió ya en su comparecencia ante el Congreso que la recesión “es posible.” Janet Yellen, presidenta de la Fed en San Francisco, afirmó también que la economía “está casi estancada.”

La Fed no sólo pelea contra la desaceleración económica, debe controlar asimismo las tensiones de una inflación alcista. Y algunos críticos sostienen que los enormes recortes en la tasa de interés han servido para debilitar el dólar y, por lo tanto, favorecer la inflación.

El desacuerdo está presente en el corazón mismo de la Fed, pues dos de sus miembros votaron en contra del recorte de tres cuartos de punto porcentual aplicado en marzo, argumentando que preferían una acción menos agresiva. Esta disensión interna puede significar el final de los recortes, sobre todo, porque con tasas a 2.25% ya no hay mucho que rebajar.

Si en la reunión de abril la Fed decidiera recortar otro medio punto, la tasa de los fondos federales quedaría sólo 75 puntos base por encima del 1%, el porcentaje al que cayeron las tasas en la última recesión en 2001. Así, lo más sabio que puede hacer la Fed, en el contexto actual con el barril de crudo a más de 100 dólares, es rebajar sólo un cuarto de punto porcentual y dejar la tasa en 2%.

Si es cierto que la economía ha caído ya en recesión, es el momento para que la Fed deje los recortes agresivos y espere a ver si los recortes previos funcionan, algo que podrá comprobarse pronto, pues el efecto de las reducciones aparece por lo general seis meses después de su implementación.

“La Fed debe esperar y tomar el pulso. Actuó de manera inédita en el primer trimestre, y ahora debe tomar distancia” afirma el gerente de cartera en el fondo de inversiones Touchstone Value Opportunities, Matt Kaufler.

Keith Hembre, economista en jefe de First American Funds, está de acuerdo. Hembre opina que la Fed no debe sobredimensionar el reporte laboral ni excederse en los recortes: “Es evidente que este tipo de reporte implica recesión. Pero no creo que sea una sorpresa reconocer que la economía y los mercados laborales están deteriorándose a un ritmo más rápido del esperado” explica.

Además de las reducciones en la tasa, la Fed ha inyectado a los mercados miles de millones de dólares para aliviar la crisis crediticia, y ha ejecutado rescates como el de Bear Stearns.

“Hemos conseguido cierta estabilidad en los mercados accionarios y crediticios, así que la Fed podrá tomar un respiro luego de la reunión de abril” asegura Hembre. Todos aquellos que hoy pagan más por la gasolina y los alimentos, esperan que la economista de First American Funds tenga razón.

Ahora ve
No te pierdas