¿Qué hará la Fed?

Lo peor pasó, la crisis crediticia está bajo control y las ganancias corporativas son saludable el comité de la Fed anunciará si siguen los recortes a tasas o atenderán a la galopante inflac
La Fed mostrará la tendencia a seguir en su próxima reunión.  (Foto: )
Paul R. La Monica
NUEVA YORK (CNNMoney) -

Los últimos días han sido una montaña rusa: El petróleo tocó máximos históricos antes de retroceder un poco; el dólar por fin empieza a mostrar señales de vida; y las ganancias de las empresas han sido bastante buenas.

Los ingresos de Boeing superaron todas las expectativas, mientras que Ford registró una ganancia inesperada. Y aunque los inversionistas se mostraron algo decepcionados por las proyecciones de Microsoft para el presente trimestre, la compañía emitió un pronóstico saludable para su próximo año fiscal.

Por último, lo peor de la crisis crediticia parece haber pasado y las instituciones financieras no han presentado ningún nuevo desastre, señal de que por fin empiezan a verse los efectos positivos de los recortes aplicados por la Fed a las tasas de interés y las inyecciones de liquidez al sistema bancario.

Incluso Merill Lynch indicó que pagaría sus dividendos este trimestre. Por primera vez parece haber una razón para ser optimista respecto a los mercados: el Dow se negocia a su nivel más alto desde enero; el mercado de bonos actúa como si no le preocupara más la recesión (el precio de los bonos ha caído en las últimas semanas, lo que significa que el rendimiento ha aumentado, pues ambos se mueven en direcciones contrarias).

Los consumidores, por su parte, recibirán pronto una ayuda para solventar los encarecidos precios de alimentos y combustibles. Los primeros cheques de devolución fiscal ya casi están en sus bolsillos.

Pero el ambiente económico sigue siendo, desde luego, difícil. Sobre todo porque la escalada en los precios de los comestibles amenaza con alterar los patrones de consumo no sólo de los estadounidenses, sino en toda la economía mundial.

Y es justo aquí donde la Reserva Federal (Fed) puede intervenir. Dentro de unos días el comité de la Fed se reunirá y anunciará el siguiente paso en relación a las tasas de interés. Esa será su oportunidad para mostrarle a los mercados sus intenciones de mantener a raya a la inflación, manteniendo a su vez la tasa de interés en su nivel actual.

Muchos temen que más recortes a la tasa conllevarán a una mayor depreciación del dólar que, a la postre, podría suscitar más especulación en el mercado de materias primas y encarecer aún más los precios de alimentos e hidrocarburos.

“Que la Fed haga una pausa en los recortes podría ser parte de un esfuerzo internacional por estabilizar el valor decreciente del dólar en vista de un contexto mundial deteriorado por los precios de los alimentos. La caída del dólar ha sido, en efecto, un factor en el alza de los precios de las materias primas” declaró en un reporte Ashraf Laidi , estratega en jefe de divisas en CMC Markets U.S.

Pero dudo que la Fed se aventure a detener los recortes. A su presidente Ben Bernanke le gusta notificar anticipadamente los movimientos del Banco Central para no sorprender a los mercados. Y de acuerdo al último precio de los futuros de los fondos federales registrado en la Bolsa de Comercio de Chicago, los inversionistas están cotizando con un 80% de posibilidades de una baja de un cuarto de punto, es decir, apuestan por una tasa del 2%.

El panorama pinta como sigue: si la crisis crediticia continúa y el mercado inmobiliario sigue su caída libre hacia el abismo, el Banco Central podría volver a bajar las tasas. Pero si el dólar permanece débil y los precios del petróleo y los alimentos continúan aumentando, la Fed podría empezar a elevar las tasas más adelante en el año.

“Para el consumidor estadounidense, una tasa baja de los fondos federales podría ser más perjudicial que beneficiosa” dijo en un reporte Jack Ablin, jefe de inversiones en Harris Private Bank.

Así que, por extraño que suene, lo que el mercado y la economía parecen necesitar es tasas de interés más altas o, al menos, no más recortes. Esperemos que en la próxima reunión la Fed esté dispuesta a enviar una señal a los inversionistas de que la tasa por fin se quedará quieta.

Ahora ve
No te pierdas