¿Crisis en EU? El mundo no se acaba

La economía de EU sigue débil, pero las últimas cifras prueban que lo peor de la crisis ya pasó a pesar del negro panorama en el primer trimestre, la economía tuvo un crecimiento moderado.
El más reciente recorte a la tasa de referencia aplicado por  (Foto: )
Paul R. La Monica
NUEVA YORK -

Finalmente, el escenario de la economía estadounidense no ha sido el peor esperado. Cierto, las empresas siguen despidiendo personal por cuarto mes consecutivo. Pero las pérdidas ascendieron en abril a 20,000 puestos laborales, cuando los economistas habían proyectado una cifra de 80,000 o incluso 100,000. De igual forma, el desempleo descendió de 5.1% a 5%, contrario a lo que se estimaba.

En corto, la economía sigue mal, pero no tan mal como mucha gente cree. Más aún, la lectura inicial del primer trimestre registró un crecimiento económico moderado. El índice de gestores de compra (PMI) de Chicago, un indicador clave para el sector manufacturero, mejoró más de lo previsto; lo que puede ser una posible señal de que esa industria ya superó el bache. Asimismo, el gobierno de EU reportó que los pedidos a fábricas subieron a 1.4%, un porcentaje superior al esperado.

Por último, el aumento en el gasto personal registrado en abril también demostró que el consumidor sigue vivo. “Eventualmente hemos llegado a la conclusión de que la economía ha tocado fondo. Pero los datos no han sido tan malos como se esperaba. Ese es un buen escenario y nos sentimos mejor” afirma Joe Balestrino, estratega de la firma Federate Investors.

Ante este panorama, el más reciente recorte a la tasa de referencia aplicado por la Reserva Federal (Fed) podría ser el último. Es poco probable que el Banco Central baje nuevamente las tasas en su próxima reunión de junio, y es previsible que en el futuro la mantenga estable al 2%.

Esto se debe, sobre todo, a que la inflación -y no los problemas de los mercados inmobiliario y crediticio- sea ahora el enemigo público número uno de la Fed, a la luz del encarecimiento en los precios de alimentos y combustibles.

Una pausa prolongada en los recortes de la Fed podría fortalecer al dólar y detener la especulación en los precios del petróleo y otras materias primas.

“La Fed está haciendo lo correcto desde el punto de vista político. Si no es necesario bajar las tasas a menos del 2%, entonces no deberían bajarse” declara el estratega de Clavert Funds, Steve Van Order.

Las últimas lecturas del desarrollo macroeconómico han traído optimismo a Wall Street. El Dow, por ejemplo, cerró la semana pasada a 13,000 por primera vez desde enero, y las acciones subieron también.

Además, los bonos de referencia del Tesoro siguen cayendo, generando un alza en los rendimientos de papeles a 10 años, a 3.85% desde el 3.28%. Sumado a ello, las saludables ganancias que muchas empresas registraron en abril apoyan la idea de que la economía empieza a levantarse.

Desde luego, lo anterior no significa que la economía está fuera de peligro. El mercado laboral no tiene visos de mejorar significativamente en un futuro cercano y el mercado de la vivienda aún está en problemas. Si hemos tocado fondo o estamos cerca de hacerlo, pronto podremos sobreponernos.

Estos buenos resultados nos alejan de las proyecciones más aciagas sobre un inminente colapso económico. La presente recesión puede durar más de lo esperado, pero en último caso será moderada.

“Podemos ver cómo la ola de pánico amaina y nos acercamos a la estabilización. Hacia allí nos dirigimos, pero puede tomar más tiempo del que pensábamos. Sin embargo nos sentimos mejor que hace un mes o dos” explica Van Order.

Ahora ve
No te pierdas