La Bolsa de China cae 4.13%

La incertidumbre por la economía y la inflación llevaron al mercado a cerrar en 3,579 unidades; esta es la mayor caída en la Bolsa desde finales de abril.

El principal índice accionario de China se hundió la jornada de este miércoles más de 4%, presionado por las firmas financieras e inmobiliarias, debido a la incertidumbre respecto a la inflación y el crecimiento económico.

El índice referencial Shanghai Composite extendió una caída y cerró con una baja de un 4.13%, a 3,579 puntos.

Fue el mayor descenso diario del índice desde que el gobierno intervino a fines de abril para rescatar al mercado de un mínimo de 13 meses de 2,990 puntos, al recortar el los impuestos de intermediaciones y al imponer límites a las grandes ventas de paquetes accionarios.

El volumen de operaciones con títulos clase A de Shanghai se mantuvo activo, a 133,000 millones de yuanes (19,100 millones de dólares), aunque fue inferior a los 147,900 millones de yuanes del miércoles.

En Shanghai, las bajas superaron a los ascensos, por 814 a 89.

La caída del miércoles superó al nivel de apoyo técnico de los máximos del índice del 8 y el 25 de abril, en 3,656-3,658 puntos, lo que sugirió que el mercado ya no era fuerte a corto plazo, aunque muchos analistas creen que establecerá un piso de largo plazo en las 2,990 unidades.

"Cada vez hay un mayor temor a que se descontrole la inflación y dañe a la economía", comentó Huang Yan, administrador de fondos de Guotai Fund Management.

"Podría ser necesario que bajaran los precios globales del petróleo y de las materias primas para aliviar la inflación doméstica", añadió.

Muchos operadores esperan que la inflación de precios al consumidor de abril, que será anunciada el próximo lunes, descienda sólo levemente, a alrededor de 8.1%, desde un 8.3 de marzo.

El aumento del martes de los precios internacionales del petróleo, a un nuevo máximo récord, avivó los temores sobre la inflación.

Tao Dong, economista en jefe de Credit Suisse en China, dijo el miércoles en un reporte que esperaba que la inflación de China llegara a un 7% en el 2008, muy por encima de la meta del gobierno de 4.8, impulsada por los precios de los alimentos y el acelerado crecimiento de salarios.

Ahora ve
No te pierdas