México puede afrontar alza en alimentos

El Banco Mundial ubicó al país en el grupo de naciones con capacidad para subsidiar los aumento la entidad consideró que sus programas de apoyo y baja de precios son efectivos ante el problem
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

El Banco Mundial (BM) clasificó a México, Brasil, Indonesia, y Túnez, como países que tienen condiciones para hacerle frente al alza de precios en alimentos con programas de apoyo a grupos pobres y vulnerables.   

Ante ello, el organismo ha establecido planes de apoyo para la gente pobre con vales de alimentos, bajas de precios a productos, menores impuestos a las importaciones y hasta dinero en efectivo.   

En su informe reciente "Precios al Alza de los Alimentos, opciones de Política y Respuesta del Banco Mundial", el organismo señala que este fenómeno ha puesto en riesgo beneficios de los programas para reducir la pobreza de los últimos cinco o 10 años, y que los altos precios persistirán al menos en 2008 y 2009.

"La tendencia alcista en los precios de los alimentos internacionales se aceleró en 2008, en el caso del precio del trigo, creció 17% en tres meses, pasó de 375 dólares la tonelada en enero a 440 dólares en marzo; y el arroz tailandés, en 54%, subió de 365 dólares la tonelada a 562 dólares".   

El organismo, estima que esa alza no será temporal, por lo que las decisiones que asuman los países dependerán en mayor o menor medida de la capacidad fiscal para acomodar y ejecutar gastos adicionales en alimentos frente a su balanza de pagos.  

De esa manera divide a los países en vías de desarrollo en cuatro grupos luego de considerar el grado de equilibrio fiscal, la situación de la balanza de pagos, así como aquellas naciones que a pesar de tener comercio favorable no pueden resistir un gasto o subsidio, y los que como México, Indonesia, y Túnez tienen equilibrio en su balanza de pagos y capacidad fiscal más fuerte.   

En el caso de México, al igual que Brasil, China y Mozambique, refiere que se han aplicado con éxito programas de alimentación para niños en edad escolar y sus familias; además de programas en las que se efectúa la transferencia de dinero en efectivo por trabajo.   

"El traslado de los precios crecientes globales no se traduce en una subida inmediata y proporcionada en los niveles domésticos de precios, debido a factores como un dólar debilitado, infraestructura doméstica, y políticas estabilizadoras de precios".  

La primera "mejor opción" para bajar precios domésticos, incluye reducir tarifas y otros impuestos sobre importaciones de alimentos, pero puede implicar costos fiscales con impactos en otras áreas prioritarias. 

En sus recomendaciones, el Banco Mundial indica que es necesario el establecimiento de medidas que fortalezcan el abasto de alimentos de largo plazo, cuidando que sean efectivas, equitativas, e introduzcan pocas distorsiones a la producción.

Ahora ve
No te pierdas