El dólar 'arrincona' a EU

El gobierno norteamericano está luchando por defender su moneda, pero el escenario es adverso; en lo que va del año, la divisa verde ha perdido 7.75% frente al euro.
El dólar cotizaba este viernes por debajo de 1.50 unidades p
LONDRES (CNN) -

Los funcionarios del gobierno del presidente George W. Bush cada vez más se encuentran en la posición de defender las políticas económicas estadounidenses ante los líderes extranjeros que luchan contra la inflación y apuntan a la debilidad del dólar.

La consigna del "dólar fuerte" del secretario del Tesoro estadounidense Henry Paulson suena más bien hueca, dado que la divisa ha estado presionada en semanas recientes a medida que los mercados recortaban las previsiones de un alza en el costo del crédito de Estados Unidos.

El ajuste sobre las expectativas de las tasas refleja el desafío de la Fed para equilibrar la desaceleración de la economía estadounidense con las crecientes presiones inflacionarias, debido principalmente a la escalada de los precios del petróleo.

El dólar ha estado en retroceso contra el euro desde mediados de junio, llegando el jueves a un mínimo en 2 meses más allá de 1.59 dólares, cerca del récord histórico de la moneda única a 1.6018 dólares.

Luego, el jueves, el presidente del Banco Central Europeo (BCE) Jean-Claude Trichet adoptó un tono menos agresivo de lo esperado sobre las perspectivas para nuevos aumentos de las tasas de interés en la zona euro. Entonces, el dólar se recuperó unos dos centavos, a alrededor de 1.5720 dólares.

La moneda verde con pérdidas

Pero el dólar aún acumula una caída de 5.2% en su índice contra una cesta de monedas, y ha perdido 7.75% frente al euro en lo que va del año.

Paulson ha estado recibiendo la mayor parte de los cuestionamientos en semanas recientes, pero la secretaria de Estado Condoleeza Rice y el mismo Bush ahora tienen que responder por la debilidad del dólar.

El primer ministro chino Wen Jiabao dijo el lunes a Rice que Estados Unidos debería estabilizar al dólar, de acuerdo con la televisión estatal, usando un lenguaje más agudo que en otros momentos de este año, cuando dijo que estaba preocupado por la depreciación sostenida del dólar.

Paulson, quien viajó a Rusia, Alemania y Gran Bretaña esta semana, oyó varias preocupaciones sobre el valor del dólar, incluyendo de parte de los empresarios rusos, a pesar de que el comercio ruso con Estados Unidos sólo iguala a su intercambio con Finlandia.

Dos días después de encontrarse con Paulson para abordar el comercio y la inversión, el nuevo presidente de Rusia, Dmitry Medvedev, dijo que su país quería ver al dólar "estable, no débil".

En Europa, los líderes políticos están colocando la inflación como prioridad en sus agendas.

El jueves, el ministro de Finanzas de Gran Bretaña Alistair Darling dijo en una conferencia de prensa con Paulson que es muy importante que "no permitamos que la inflación se arraigue en nuestro sistema como vimos hace 20, 30 o incluso 10 años".

Pero como las tasas de interés europeas posiblemente seguirán subiendo, y la Reserva Federal de Estados Unidos sostiene las tasas en niveles bajos, no hay mucho que Paulson pueda hacer, más allá de tratar de hacer subir al dólar por medio de declaraciones y restaurar el crecimiento económico.

"No veo a Estados Unidos involucrándose en algún tipo de gran plan para coordinar medidas a lo largo del planeta y fortalecer el valor del dólar", dijo Andrew Busch, estratega cambiario global de BMO Capital Markets en Chicago.

"Paulson se da cuenta de que es casi imposible hacer esto sin que Estados Unidos pueda elevar las tasas de interés al mismo tiempo que las están subiendo los europeos", dijo Busch.

Por su parte, Paulson continúa repitiendo su visión de que el dólar fuerte es de interés nacional para Estados Unidos y que su valor en última instancia reflejará las buenas perspectivas de largo plazo para la economía estadounidense incluso si Estados Unidos ahora atraviesa un momento difícil.

Ahora ve
No te pierdas