Italia quiere frenar alza en crudo

El país europeo propuso elevar los requerimientos de margen en los mercados de futuros; Silvio Berlusconi teme que el barril alcance los 200 dólares en los próximos meses.
TOYAKO, Japón (CNN) -

Italia propuso elevar los requerimientos de margen en los mercados de futuros para frenar las compras especulativas de crudo, que de acuerdo al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, podría alcanzar los 200 dólares el barril.

El petróleo retrocedió la mañana del lunes a menos de 141 dólares el barril, haciendo una pausa en la escalada que ha impulsado los precios en casi 50% en lo que va del año.

La mayoría de los analistas atribuye el alza a una escasez de suministros, a un aumento de la demanda y a un debilitamiento del dólar estadounidense, la moneda en que se transa la mayor parte del petróleo, aunque Berlusconi precisó que las apuestas especulativas en los mercados de futuros también han apuntalado los precios.

"Se teme que el precio del petróleo suba más. Algunas personas temen que alcance los 200 dólares", dijo Berlusconi a periodistas en el marco de la cumbre anual del Grupo de los Ocho países más ricos en la isla japonesa de Hokkaido.

Un analista del banco de inversión Goldman Sachs sorprendió en mayo al prever que el petróleo alcanzaría los 200 dólares el barril dentro de dos años.

Berlusconi afirmó que Italia favorecía un aumento en los requerimientos de margen para reducir las compras especulativas.

"Esta es nuestra propuesta y comenzamos a hablar sobre ella en reuniones bilaterales. Las plazas bursátiles deberían elevar los depósitos de margen en los mercados de futuros, que ahora están en 5%. Alguien dijo que deberían ser aumentados a un 50%”, explicó Berlusconi.

La imparable alza de los precios del crudo ensombreció el primer día de la cumbre del G8, integrado por Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Canadá, Rusia e Italia.

"Tenemos que evaluar diferentes maneras de combatir los altos precios del petróleo", dijo la canciller alemana, Angela Merkel, en una conferencia de prensa.

"La primera interrogante es qué hacer contra la especulación. La segunda es cómo obtener una mejor previsión sobre los desarrollos de la demanda petrolera y también cómo llegar a una mejor estimación sobre la producción de crudo", afirmó.

Los presidentes de Nigeria y Argelia, naciones productoras de petróleo, figuraban entre los siete líderes africanos que se unieron a las conversaciones del G8 el lunes, mientras que un funcionario canadiense dijo que éstos reconocían la necesidad de tomar en cuenta las repercusiones de la escalada de los precios.

"El mensaje fue que comprenden que hay una responsabilidad por parte de los países productores de petróleo, incluyéndose, de considerar los impactos de los altos precios del crudo sobre los países y sobre el desarrollo", explicó el funcionario a periodistas.

Merkel sostuvo que también existía la necesidad de un compromiso por parte de las economías emergentes que están consumiendo cada vez más petróleo.

Sólo China representa casi la mitad del crecimiento registrado por la demanda mundial el año pasado.

"Tendremos que poner el asunto nuevamente en la agenda cuando nos reunamos con China, la India, México, Brasil y Sudáfrica", precisó Merkel. Ese encuentro será realizado el miércoles, la última jornada de la cumbre.

Los comentarios de Berlusconi y Merkel reflejan la creciente presión que afrontan los políticos para que tomen cartas en el asunto.

Un comité parlamentario británico celebrará este mes una audiencia sobre la regulación de los mercados petroleros, mientras que en Estados Unidos varios proyectos de ley que buscan limitar la especulación en los mercados petroleros ya están en manos de la Cámara de Representantes.

Ahora ve
No te pierdas