Claroscuros bursátiles para AL

La probabilidad de que repunten los mercados latinoamericanos en el tercer trimestre no es muy tampoco se espera que siga su descenso reciente por lo que muchos fondos se mantendrán en la re
Los mercados financieros podrían verse afectados por esta nu  (Foto: )
NUEVA YORK (Dow Jones) -

Las acciones latinoamericanas han demostrado ser un refugio para la tormenta que a afectado durante el último año a los mercados estadounidenses y europeos.

Sin embargo, el sólido desempeño que experimentó la región en el primer semestre oculta el descenso que las acciones registraron el mes pasado y que continúa hasta ahora.

El aumento internacional de las tasas de inflación y la contracción que han experimentado las condiciones mundiales del crédito, junto a los máximos históricos alcanzados por los precios del petróleo, amenazan el crecimiento mundial. El nerviosismo entre los inversionistas es cada vez mayor hacia los instrumentos de mayor riesgo como las acciones de mercados emergentes, incluyendo las de Latinoamérica.

La probabilidad de un repunte de los mercados bursátiles latinoamericanos en el tercer trimestre no es muy alta, según algunos administradores de fondos, pero tampoco se espera que continúe su descenso reciente. Por tanto, muchos fondos se mantendrán en la región.

Ciertamente, la inflación -que se ha acelerado en Latinoamérica al igual que en prácticamente todo el mundo- limita las expectativas. Si bien se mantiene muy por debajo de los niveles históricos en Brasil y México, ambos países están ingresando a un ciclo de contracción en el crédito a medida que sus autoridades monetarias buscan contrarrestar las alzas de precios con tasas de interés más altas. Eso dificulta las inversiones corporativas y el gasto entre los consumidores, lo que debilita las acciones.

Adicionalmente, el auge de los bienes básicos -que ha beneficiado enormemente a la región en años recientes- parece encaminado a nivelarse o, posiblemente, a desaparecer en el corto a mediano plazo, dependiendo de la velocidad y magnitud de la desaceleración en el crecimiento internacional.

Aún así, los principales mercados latinoamericanos parecen estar bien posicionados para enfrentar las más adversas condiciones internacionales.

"No será un mal año, es sólo que los rendimientos no serán tan robustos", dijo Felicia Morrow, presidenta ejecutiva y administradora de cartera de Emerging Markets Management LLC, con sede en Arlington, Virginia, donde administra aproximadamente 4,000 millones de dólares invertidos en Latinoamérica.

Los países que se han beneficiado más con el alza de los bienes básicos, principalmente Brasil y Perú, probablemente serán los más afectados, dijo Morrow.

La región como un todo perdió un 10% durante junio y en lo que va de julio ha descendido un 8.6% adicional, con lo que en el año a la fecha las pérdidas suman sólo un 1.3%, lo que representa un desempeño muy superior a las pérdidas del 10% y más registradas por la mayoría de los otros mercados emergentes y desarrollados, según la firma de índices MSCI Barra.

Las acciones brasileñas, que conforman cerca de dos tercios del índice MSCI para Latinoamérica, cayeron un 8% en términos de dólares durante junio y han bajado alrededor de un 9.8% más durante julio. En las últimas seis semanas han reducido los avances acumulados en el año al 0.1%.

Es probable que algunas acciones brasileñas registren cierta toma de ganancias tras los fuertes avances recientes, dijo Morrow. Por ejemplo, Petróleo Brasileiro S.A. (PBR), o Petrobras -que casi ha duplicado su precio en el último año y que ha contribuido al alza del índice bursátil referencial de Brasil, Ibovespa- podría aún estar algo sobrevaluada, dijo Morrow, y podría bajar más. Sin embargo, otras acciones ofrecerán oportunidades de compra, añadió la ejecutiva.

Las acciones mexicanas, que representan un 22% del índice, han incrementado la pérdida de junio del 8.8%, con una caída del 6.2% durante las últimas dos semanas, lo que representa un retroceso cercano al 7% desde inicios de año. Aunque la economía mexicana está estrechamente vinculada a la de Estados Unidos, los mercados del país han demostrado ser bastante resistentes a los problemas del mercado estadounidense.

Es improbable que Latinoamérica registre la pronunciada corrección que experimentaron las acciones de Asia durante los últimos meses tras alcanzar altísimas valuaciones en el mercado bursátil. Los títulos latinoamericanos nunca alcanzaron niveles tan altos; además, México y Brasil cuentan con sólidos indicadores económicos. Adicionalmente, Asia es un importador de petróleo, mientras que los mayores países latinoamericanos, con excepción de Chile, son autosuficientes o exportadores de crudo, dijeron administradores de fondos.

"Las noticias más aterradoras provienen de países en que pocos invierten", dijo Christopher Smart, quien administra aproximadamente 1,000 millones de dólares en un fondo de mercados emergentes internacionales de Pioneer Investments. De ese monto, cerca de un tercio está invertido en América Latina. "Brasil ya no necesita importar ni petróleo ni capital y eso lo sitúa en una posición mucho más firme que hace 10 años. México tampoco vive bajo una gran amenaza de refinanciación de deuda, y si bien tiene muchos problemas, cuenta con un sólido balance".

Morrow señala que Emerging Markets Management redujo su exposición a América Latina en unos pocos puntos porcentuales a inicios del año debido a expectativas de presiones inflacionarias, y que redujo en forma drástica su exposición a Argentina, donde el mercado proyecta una inflación anual cercana al 30%.

Sin embargo, la firma no tiene planes para seguir disminuyendo su exposición a la región en un futuro cercano.

Smart no ha rebajado la exposición de su fondo a México ni a Brasil, donde invierte la mayor parte del dinero. "Estamos manteniendo nuestro dinero en acciones que tienen buenos balances y no necesitan refinanciar deuda que pueda ser muy cara de obtener", dijo Smart.

No obstante, al menos un administrador de fondos cambió su opinión sobre la región, donde las valuaciones podrían estar encareciéndose.

"El desempeño superior de los últimos años ha hecho que Latinoamérica sea más cara y menos atractiva", dijo Bill Rudman, quien administra alrededor de 500 millones de dólares en su calidad de director del grupo de América Latina de WestLB Mellon Asset Management. WestAM cambió su recomendación para la región de "alta ponderación" a "baja ponderación", y considera que la región de Europa Emergente, Medio Oriente y África es un mejor lugar para obtener buenos precios.

Ciertamente, la relación de precio a ganancias del Índice MSCI de Latinoamérica es de 15.5 veces, frente a 13.1 veces para el índice de Europa, Medio Oriente y África. El promedio histórico para las acciones latinoamericanas es de una relación de precio a ganancia de 13.6 veces, frente a 13.9 veces para Europa, Medio Oriente y África.

"Rusia, Hungría y Turquía son mercados más baratos", dijo el economista. "¿Quién sabe? Existen cosas como las trampas de valor. Pronto lo averiguaremos".

Ahora ve
No te pierdas