El superpeso 'brilla' durante julio

La moneda se ubicó en ese mes en niveles del 2002, ante el diferencial de tasas entre México y los analistas no descartan que la divisa mexicana continúe avanzando frente al dólar.
Las presiones sobre el peso no han cedido desde la semana pa
Verónica Reynold
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El diferencial de tasas de interés entre México y Estados Unidos y una percepción de menor riesgo en el país, han provocado que en un mes el peso se apreciara 2.64% respecto al dólar, ubicándose en niveles del 2002.

Para el cierre de junio de 2008, la moneda mexicana se ubicaba en 10.3097 pesos por dólar, y para el último día de julio se colocó en 10.0368.

El diferencial de 600 puntos base entre la tasa referencial de 2% de Estados Unidos y la de 8.00% de México ha hecho que las inversiones en pesos se vuelvan más atractivas, dijo Octavio Gutiérrez, economista principal de Servicios de Estudios Económicos de BBVA Bancomer.

“La fortaleza del peso respecto al dólar se explica por estos diferenciales en los instrumentos de política monetaria, los cuales se prevé se prolonguen hasta finales del este año”, agregó.

La alta posibilidad de que el Banco de México aumente hasta en 50 puntos base más su tipo de interés de fondeo y ante una baja posibilidad de que la Fed haga movimientos, han hecho aún más atractiva la moneda mexicana", comentó César Villanueva, analista económico de Monex Casa de Bolsa.

“Tanta fortaleza en tan pocas jornadas no se había visto desde hace más de seis años”, destacó.

El aumento del crudo y la debilidad del sector financiero en Estados Unidos también han provocado una debilidad del dólar, lo que llevó a que los inversionistas voltearan hacia las monedas emergentes, entre ellas la de México, que se ha convertido en una de las divisas más negociadas en el extranjero, agregó.

El riesgo país de México, medido a través del Índice de Bonos de Mercados Emergentes (EMBI+) de JP Morgan, se ubicó el jueves 31 de julio en 171 puntos base, mientras que el de Argentina ascendió en 613 y el de Brasil a 228 puntos base.

El 27 de junio pasado, el EMBI+ de México ascendió en 169 puntos base, menor respecto al de 614 de Argentina y el 229 de Brasil, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda.

Un menor riesgo país en México “ha sido también suficiente para cubrir el riesgo financiero en el país, por lo que ha hecho que las inversiones en activos mexicanos sean muy atractivas”, dijo Gutiérrez, analista de BBVA Bancomer.

La entrada de divisas por el crudo de alguna manera ha compensado la caída por exportaciones de Estados Unidos y las remesas ante la fortaleza del peso.

Para agosto el tipo de cambio se pudiera ubicar hasta en 9.80 pesos por dólar y la moneda podría continuar avanzando para cerrar fuerte al final del año, dijo César Villanueva.

Sin embargo, para el gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz Martínez, un exagerado fortalecimiento del peso, que actualmente cotiza en máximos de seis años frente al dólar, no es conveniente para la competitividad del país.

Las empresas manufactureras mexicanas se quejan de que una moneda fuerte hace más difícil colocar sus productos porque se eleva el costo en el exterior.

Ahora ve
No te pierdas