La BMV 'tropieza' en julio

El IPC perdió en el mes 6.44% por el descenso en las ganancias de sus emisoras al segundo trime la Bolsa mexicana registró una menor caída respecto al Bovespa de Brasil, que retrocedió 8.47%.
La volatilidad en los mercados arrastra a la BMV a la posici
Verónica Reynold
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Resultados menores a los esperados de las empresas al segundo trimestre del año, una desaceleración de la economía mexicana y la aversión al riesgo en Estados Unidos, llevaron a que la Bolsa Mexicana de Valores acumulara una caída de 6.44% en el mes julio de 2008.

El índice de Preciso y Cotizaciones (IPC), que es el principal indicador del mercado accionario mexicano, pasó de 29,395 a 27,501 unidades del 30 de junio al 31 de julio pasados.

El IPC cayó menos que el brasileño Bovespa, que pasó de 65,017 a 59,505 unidades en el mismo periodo, lo que implicó un retroceso de 8.47%, argumentó Jaime Aguilera, subdirector de Estrategia Bursátil de HSBC México.

Los resultados de las emisoras que cotizan en la plaza bursátil mexicana registraron una mayor debilidad ante una perspectiva más alta, lo que provocó una corrección en el mercado, dijo Roberto Morales, analista de Emisoras de Monex Casa de Bolsa..

“Los crecimientos en el Ebitda (las ganancias antes de impuestos depreciaciones y amortizaciones) de las empresas fueron de un solo dígito, en un promedio de 9% contra los 20% del primer trimestre de 2008, lo que dejó muy debilitado al IPC”, detalló.

Este aumento contra una inflación de 5% demuestra que en términos reales el crecimiento de las empresas fue muy débil, agregó.

Se tomó como base el Ebitda y no la utilidad neta, ya que ésta última tuvo un comportamiento muy volátil por las pérdidas cambiarias y el aumento en las tasas de interés, por lo que se vuelve poco representativa, explicó.

Al segundo trimestre, el grupo de las 10 emisoras, cuyo Ebitda representa el 82.6% del total del IPC, tuvo un avance nominal de únicamente 2.0%, menor al 17.2% del 2007 y del 8.0% de enero a marzo de este año, precisó Ixe Casa de Bolsa.

La desaceleración de la economía mexicana también impacto al mercado bursátil, pues vuelve más cauteloso al inversionista, comentó Morales.

De hecho, el Banco de México modificó a la baja sus estimaciones sobre el crecimiento de la economía, a un máximo de 2.75%, desde el 2.90% previsto anteriormente, mientras que en el peor de los casos se ubicaría en 2.2%.

A decir de Morales, otro factor que contribuyó al deterioro fue la aversión al riesgo en EU, debido a los problemas de la crisis crediticia.

El Departamento del Tesoro y la Reserva Federal de Estados Unidos se vieron obligados a emitir un programa de rescate, especialmente para Freddie Mac y Fannie Mae, las dos hipotecarias más grandes del país.

El mercado accionario mexicano perdió el proteccionismo que lo mantuvo alejado de la tendencia de las Bolsas de EU y del mundo en general con la caída de los commoditties, especialmente el crudo, dijo Aguilera, directivo de HSBC México.

El caso más característico fue el de América Móvil, la proveedora de telefonía celular más grande de Latinoamérica y la emisora de mayor peso en el IPC, que aun cuando sus resultados estuvieron en línea con lo esperado por el mercado, éste se conjuró al darse a conocer el reporte de Vodafone, argumentó.

Las ventas de la telefónica mexicana al segundo trimestre crecieron 13.6%, su Ebitda aumentó 13.7%, además de elevar en 6.1 sus suscriptores a 165.3 millones. Los resultados presentados están 1.4% por debajo del consenso de acuerdo con Ixe Casa de Bolsa.

El 22 de julio las acciones de Vodafone se hundieron un 14%, luego de que la mayor compañía de telefonía móvil del mundo por ingresos, rebajó su meta de ventas del año, debido a una menor demanda.

Para el cierre de año, el IPC se podría ubicar en un rango de entre 31,500 y 33,600 puntos, debido a la disminución en el pronóstico de crecimientos de resultados operativos esperados (Ebidta) en 7% contra el 13% estimado anteriormente, comentó Ixe Casa de Bolsa.

Ahora ve
No te pierdas