Crece temor de una recesión en Alemania

Los pedidos fabriles del país tuvieron en junio su séptima caída consecutiva, con 2.9%; la inesperada cifra podría indicar que la mayor economía europea entrará a un periodo de debili
BERLÍN (CNN) -

Los pedidos manufactureros de Alemania bajaron imprevistamente un 2.9% mensual en junio, en la séptima caída mensual consecutiva que alentó temores de que la mayor economía de Europa entre a un período prolongado de debilidad.

El volumen de los pedidos cayó arrastrado por una demanda considerablemente más débil del exterior, mostraron el miércoles datos del Ministerio de Economía.

Fue la séptima caída consecutiva, la serie de declives más larga desde la unificación alemana en octubre de 1990, y estuvo bien debajo incluso de las proyecciones más pesimistas en el sondeo de Reuters de la semana pasada entre 47 economistas.

El rango medio de las proyecciones en el sondeo apuntaba a una subida mensual de 0.4 por ciento tras la caída revisada a la baja de 1.4 por ciento en mayo. Las predicciones oscilaban de -1.5 a +3.0.

"El declive de los pedidos manufactureros visto en meses recientes continúa", dijo el ministerio en un comunicado.

"La demanda del exterior se desacelera con más fuerza que la demanda doméstica, la que, sin embargo, también apunta hacia abajo", agregó. "El panorama de la producción industrial se ha deteriorado aún más".

Los pedidos del segundo trimestre en conjunto descendieron 4.1% comparado con los tres meses anteriores, mostraron los datos.

En junio, los pedidos del exterior disminuyeron 5.1% en el mes mientras que los pedidos domésticos cayeron 0.6%.

"La economía alemana ha estado en caída libre desde fines del primer trimestre", dijo el economista de ING Carsten Brzeski.

"Tanto el consumo privado como la producción industrial han caído en el segundo trimestre, haciendo de una fuerte caída del PIB la única consecuencia posible", agregó.

El Producto Interno Bruto de Alemania creció un 1.5% en el primer trimestre, en la mayor expansión trimestral en 12 años, impulsado por un alza en la inversión corporativa y un aumento en la construcción.

Sin embargo, una combinación de alzas en los precios de las materias primas y de la energía con una menor demanda global, han dejado su huella en la economía y el mes pasado la confianza de los inversores cayó a su peor nivel en casi tres años.

Un sondeo mensual entre firmas de la construcción mostró el miércoles que la actividad del sector se contrajo en julio por quinto mes consecutivo y que una variable sobre los precios de los insumos marcó un nuevo máximo.

Jonathan Loynes de Capital Economics en Londres dijo que el panorama más débil para Alemania y el conjunto de la zona euro deberían llevar al Banco Central Europeo a suavizar su postura alcista frente a las tasas de interés y eventualmente a flexibilizar su política monetaria.

"Seguimos esperando que las tasas de interés de la zona euro caigan a un 3% o menos el próximo año", dijo Loynes.

Una fuente del Gobierno alemán dijo el miércoles que la economía del país se habría contraído entre un 0.75 y un 1.5% en el segundo trimestre de este año.

El Gobierno publicará el jueves una estimación preliminar del comportamiento de la economía en el segundo trimestre. El Ministerio de Finanzas dijo el mes pasado que el PIB podría haberse contraído considerablemente en ese período.

Ahora ve
No te pierdas