La deuda soberana argentina, en crisis

La incertidumbre por la economía y la aversión al riesgo afectan el desempeño del indicador; el riesgo país supera los 720 puntos, su nivel más alto desde el 2005.
BUENOS AIRES (CNN) -

La deuda soberana de Argentina sube este viernes ante la incertidumbre por la política económica del gobierno y la aversión al riesgo entre los inversores, llevando a sus niveles máximos en más de tres años una medición sobre la inseguridad que ofrece la deuda del país.

El riesgo país de Argentina superaba los 700 puntos básicos en el índice EMBI+ que elabora el banco JP Morgan por preocupaciones sobre su perspectiva financiera, y alcanzaba su máximo nivel desde el 2005, cuando el país realizó un gigantesco canje de deuda.

Las dudas sobre el futuro de la economía doméstica dispararon fuertes ventas de activos, en momentos en que los mercados mundiales muestran una marcada aversión al riesgo, dijeron operadores.

El gobierno de la presidenta Cristina Fernández deberá enfrentar en el 2009 mayores obligaciones de deuda y los precios de su principal fuente de ingresos, la soja, cayeron.

"El malhumor está instaurado luego de la conferencia de prensa de la presidenta (el sábado pasado), que confirmó su política económica llevada hasta el momento", dijo Christian Reos, analista de Allaria Ledesma & Cia Sociedad de Bolsa.

El índice EMBI+ de Argentina, que mide la sobretasa de los bonos locales frente a sus similares del Tesoro de Estados Unidos, mostraba una subida de 43 unidades, a niveles de 727 puntos básicos.

Simultáneamente, el peso caía por una cobertura en dólares que era motorizada parcialmente por el contexto de inquietud financiera local y por la fortaleza de la divisa estadounidense.

En la Bolsa de Buenos Aires, el índice Merval descendía 2.11%, a 1,777 puntos.

Los mercados emergentes en general registraban grandes retrocesos el viernes por un conjunto de factores, como una potente apreciación del dólar, los descensos en los precios de las materias primas y los temores geopolíticos por las noticias de un conflicto en Georgia.

El riesgo país de Argentina se había estabilizado después de que en junio del 2005 el país completó una controvertida reestructuración de su deuda soberana que estaba en cesación de pagos, con una oferta unilateral que incluyó un fuerte recorte de capital.

La tercera economía de América Latina experimentó una acelerada expansión en los últimos cinco años, a tasas que superaron el 8%, con inusuales superávit comerciales y fiscales.

Sin embargo, las restricciones para acceder a financiación internacional dejaron a Argentina prácticamente sin opciones más que la de realizar adjudicaciones directas de títulos a Venezuela, un aliado político y económico.

En el boletín oficial de gobierno, Argentina confirmó el viernes una venta reciente de bonos en dólares con vencimiento en 2015 por un valor nominal de 1,461 millones de dólares a Venezuela.

Una fuente del Ministerio de Economía dijo que el gobierno del presidente Hugo Chávez había pagado 1,000 millones de dólares por esos títulos.

"¿Porqué un país que aún tiene superávit comercial y fiscal crece a tasas chinas y su principal producto de exportación vale hoy el doble que diez años atrás tiene que acudir a Chávez para endeudarse al 15%?", dijo el economista Carlos Melconian al diario Clarín.

"No hay duda: estamos en problemas", añadió.

En tanto, el precio de los credit default swaps (CDS) a cinco años, unos contratos que funcionan como seguros de incumplimiento de pagos o reestructuraciones de deuda, subían el viernes.

El costo de asegurar 10 millones de dólares de deuda argentina subió 22 puntos básicos a casi 838.75, según los últimos precios de CDS de Markit Intraday.

Eso significa que los inversores están gastando 838,750 dólares para asegurar sus bonos a cinco años, un aumento de 22,000 dólares en las últimas 24 horas.

En mayo, Venezuela había comprado 1,363 millones de dólares en deuda argentina, en un pago efectivo de 1,000 millones con un rendimiento implícito del 12.9%, para completar un esquema de compras cercano a los 7,000 millones de dólares en los últimos años.

Hasta el momento no había nadie inmediatamente disponible en el Gobierno para hacer más declaraciones.

Ahora ve
No te pierdas