Crisis crediticia golpea al mundo

Países que apoyaron el crédito fácil ahora se ven agobiados por problemas en su sistema financi el alza en alimentos y la energía que afectan el gasto del consumidor dificulta atacar el fenóm
Las ciudades líderes que influyen en la economía global. (Es
WASHINGTON/PARIS (CNN) -

Los efectos colaterales de un año de turbulencia en los mercados financieros han golpeado con mayor intensidad a los países que se apoyaron en el crédito fácil como, primero que todo Estados Unidos, pero también Gran Bretaña y España.

Gracias al alza en los precios de los alimentos y la energía que adelgazan discrecionalmente el gasto del consumidor y dificultan a los bancos centrales atacar la crisis crediticia bajando las tasas de interés a corto plazo, los problemas apuntan a extenderse y ampliarse.

"Entre la convulsión de los mercados financieros, vemos que crece la evidencia de que la economía global está ingresando a un periodo de significativa desaceleración, donde los datos más débiles aún están por llegar", dijo Steven Wieting, economista de Citigroup en Nueva York.

Un año después de que los mercados se estremecieron por las preocupaciones ante la caída de las hipotecas subprime, los bancos han incurrido en pérdidas y amortizaciones por unos 400,000 millones de dólares. Eso los deja con menos dinero para prestar, desacelerando así el flujo del crédito a consumidores y compañías que impulsa a la economía global.

Los consumidores estadounidenses que confiaron en los altos valores de las viviendas para financiar sus planes de retiro y ahorraban parte de sus ingresos, enfrentan ahora la perspectiva de ahorrar de la manera antigua: gastando menos de lo que ganan. Y eso presagia un periodo prolongado de crecimiento económico por debajo de su potencial en Estados Unidos, con daños colaterales que se extienden globalmente.

"Mientras que el ritmo difiere en Asia, Europa y América Latina, el crecimiento se desacelera virtualmente en todas partes", dijo el economista de Morgan Stanley Richard Berner. "Los culpables son el contagio de la desaceleración estadounidense, una mayor inflación, la reducción de los subsidios a la energía, políticas monetarias más duras y el endurecimiento de las condiciones financieras", agregó.

El Deutsche Bank proyecta que la restricción del crédito recortará el crecimiento económico de Estados Unidos en casi 1.5 puntos porcentuales anualmente hasta el 2010, y es probable que la zona euro experimente una baja similar.

Círculo vicioso

Los efectos directos de la contracción del crédito son más visibles en Estados Unidos.

Las hipotecas subprime, otorgadas a prestatarios con un pobre historial crediticio, virtualmente han desaparecido. Los bancos se alejan de los préstamos sobre plusvalía de las viviendas que ayudaron a financiar un auge de cinco años en el gasto del consumidor, del 2002 al 2006.

Los términos se han endurecido para una serie de préstamos, incluyendo los destinados a pequeñas y grandes compañías y para financiar la construcción de espacios comerciales. Incluso, han disminuido las ofertas utilizadas para promocionar las tarjetas de crédito.

La Reserva Federal sigue preocupada por la posibilidad de estar ante un círculo vicioso, donde la desaceleración del préstamo bancario restringe el crecimiento, lo que lleva a la desaceleración del préstamo bancario.

Ya las compañías han recortado sus gastos, cancelando nuevas aperturas de almacenes o inversiones para instalar fábricas. El gasto capital cayó a una tasa anual de 3.4 en el segundo trimestre, según el economista de Merrill Lynch David Rosenberg.

La economía estadounidense ha recortado empleos en siete meses consecutivos, algo que tradicionalmente se asocia a una recesión. Rosenberg sostiene que el ritmo de eliminación de empleos podría incrementarse en los próximos meses, ya que muchas empresas han reducido los horarios de los trabajadores.

Pero con un promedio semanal de horas de trabajo reducido a una baja récord de 33.6 horas, queda poco espacio para recortar.

Golpe petrolero, crédito en problema

En Europa, el impacto de la contracción del crédito ha sido más sutil. A diferencia de Estados Unidos, donde muchas de las grandes firmas de Wall Street son también dueñas de sucursales bancarias en muchas otras calles, los bancos europeos que han incurrido en fuertes pérdidas están menos involucrados en el préstamo directo a los consumidores.

Con la excepción de Gran Bretaña, España e Irlanda, el préstamo bancario en Europa fue, en primer lugar, un negocio de mucha cautela, lo que significa que el golpe no es tan fuerte. De hecho, los altos precios del petróleo probablemente han cobrado una cuota mayor del gasto.

"Creo que la fuerte alza en los precios del petróleo y de los alimentos ha sido hasta ahora el peor golpe al crecimiento global", dijo Marco Annunziata, jefe economista del banco UniCredit en Londres.

"La crisis del crédito también perjudica, pero no tanto como temíamos, al menos por ahora. Además, el impacto de la restricción del crédito es desnivelado: ha sido más severo en países como Estados Unidos y Gran Bretaña", agregó.

Los precios del petróleo han perdido más de 20 dólares el barril en semana recientes y si se mantiene la tendencia, ciertamente se aliviaría la carga inflacionaria.

El economista de Deutsche Bank Torsten Slok dice que la combinación del endurecimiento del crédito, alta inflación y desaceleración de la demanda del consumidor estadounidense pesará fuertemente sobre el crecimiento global y ninguna región será inmune a ello.

"Los efectos de primera ronda por la explosión de la burbuja de la vivienda en Estados Unidos bien podrían terminar dentro de los próximos nueve meses. Pero los efectos secundarios probablemente depriman el crecimiento en los países industriales por muchos años más", dijo Slok y sus colegas en una nota del Deutsche Bank a sus clientes.

Ahora ve
No te pierdas