España toma medidas por crisis económica

El gobierno español facilitará la compra de viviendas y la ayuda a las pequeñas y medianas empr España busca reactivar su economía, la cual atraviesa un periodo de estancamiento.

El Gobierno español aprobó el jueves un paquete de medidas para reactivar la economía, la cual atraviesa un período de estancamiento, según reconoció el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Entre las iniciativas se encuentran pasos para facilitar la compra de viviendas protegidas y ayudar a las pequeñas y medianas empresas, en el marco de un plan que contiene un programa de 24 reformas económicas que se llevarán a cabo en 2008 y 2009.

Zapatero dijo que la economía global y también la española se enfrentan a una situación de estancamiento, pero eso no dejó conforme a la oposición, que acusa al Gobierno de haber negado la crisis.

En la rueda de prensa posterior a una reunión de gabinete extraordinaria celebrada el jueves para tratar la puesta en marcha de medidas para impulsar la economía, Zapatero dijo que la situación actual "exige una actividad permanente de política económica para hacer frente a (...) una situación de estancamiento, de frenazo económico".

En el encuentro también se aprobó la reducción de cargas administrativas en 70 procedimientos para incrementar la competitividad y productividad de las empresas.

Además, el acuerdo contempla un calendario para la puesta en marcha de medidas en sectores estratégicos como vivienda, transporte, energía y cambio climático. También incluirá a los sectores de telecomunicaciones, y sociedad de la información y servicios.

El Gobierno reconoce que 2008 y 2009 "serán dos años complicados" desde la perspectiva económica y añade que será "imprescindible" adoptar medidas de austeridad fiscal, aunque reiteró su confianza en la capacidad de la economía para superar las dificultades.

"El Gobierno quiere transmitir un mensaje de confianza a los ciudadanos con el convencimiento de que se están adoptando todas las medidas y aunando todos los esfuerzos para superar la situación de dificultad que afecta a la economía de nuestro país", dijo el Ministerio de Economía en un comunicado.

Recientemente, el ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, admitió que la economía española estaba atravesando la situación más compleja y difícil que él recordaba, pero pronosticó el inicio de una recuperación en el segundo semestre del 2009 para volver a expandirse el crecimiento a tasas cercanas a su potencial del 3,0 por ciento en el 2010.

Zapatero se mostró confiado el jueves en una recuperación en "tiempo razonable".

El mandatario dijo que las medidas adoptadas por el Ejecutivo permitirán "preparar para la recuperación económica que esperamos que se produzca en un tiempo razonable, sin que nadie en estos momentos pueda augurar una fecha exacta".

Además, Zapatero sugirió que el Banco Central Europeo debería bajar las tasas de interés si el precio internacional del petróleo continúa bajando.

"Si la evolución el barril del petróleo es favorable debería afectar también a los tipos de interés mucho más cuando se acaba de comprobar que hay una ralentización brusca en todo Europa y de manera singular en la zona del euro", dijo Zapatero.

El precio del dinero se sitúa actualmente en el 4.25% en la zona euro.

Una posición escéptica

Mientras, el principal partido de la oposición, el Partido Popular (PP), que siempre ha acusado al Gobierno de inmovilismo ante la crisis financiera, volvió a lanzar fuertes reproches al Ejecutivo español en ese mismo sentido.

"Hasta algunos días negaba la crisis y hoy está llevando un consejo de ministros con motivo de la crisis económica (...). Habría que preguntarle si él ya entiende que España está en crisis económica", dijo el responsable económico del PP, Cristóbal Montoro, en declaraciones radiales.

Mientras, economistas dijeron que, aunque las medidas eran necesarias para abordar el cambio de la estructura del crecimiento en España -hasta ahora muy dependiente de la construcción y del consumo- tardarán en plasmarse en términos de crecimiento.

"Son medidas razonables, pero pienso que hasta bien entrado 2010 no vamos a empezar a ver sus efectos y el impacto que puedan tener a corto plazo va a ser anecdótico", dijo Alfonso García-Yubero, economista de Banif.

"Estas iniciativas pueden ser una vía para ganar en competitividad, pero no cabe pensar en un efecto rápido para reactivar la economía. La propia naturaleza de algunas de estas iniciativas conllevan una gran complejidad (para ponerlas en marcha)", añadió García-Yubero.

Ahora ve
No te pierdas