Inflación en EU, la más alta en 17 años

Los precios al consumidor aumentaron 0.8% en julio, cifra mayor a la esperada por analistas; energía y alimentos encabezaron las alzas que presionan al consumidor norteamericano.
Las tarifas aéreas y la vestimenta también aumentaron en EU.  (Foto: )
WASHINGTON (CNN) -

Los precios al consumidor de Estados Unidos subieron el doble de lo esperado en julio y el mercado laboral siguió arrojando señales de debilidad en la última semana, según dos informes publicados el jueves que suman preocupación por la marcha de la economía.

El índice de precios al consumidor subió un 0.8% en julio para registrar su mayor alza interanual desde enero de 1991 en el marco de la Guerra del Golfo, impulsado por los aumentos en los rubros de energía y alimentos.

El alza en los precios de la energía y los alimentos impulsó la inflación, pero en las últimas semanas el petróleo ha comenzado a caer y los analistas esperan que julio haya marcado un techo en las presiones inflacionarias.

"Si no recibimos un shock inesperado que impulse un alza en los precios de las materias primas, esta sería la peor noticia sobre inflación que recibamos por un tiempo", dijo Gary Thayer, economista de Wachovia Securities en St. Louis.

Paradoja del ahorro en EU

La inflación subyacente, que excluye los precios volátiles de los alimentos y la energía, fue de un 0.3% en julio, levemente por encima del 0.2% esperado por los analistas. Sobre una base interanual, el índice acumula un alza del 2.5%, también apenas superior al 2.4% por ciento calculado por el mercado.

"Aquí está por encima de lo esperado, pero creo que probablemente ya habramos visto, en el corto plazo, lo peor de las lecturas de inflación", dijo Keith Hembre, economista de First American Funds en Minneapolis.

El dólar subió y los bonos del Tesoro cayeron tras los datos, pero luego revirtieron la tendencia y el dólar registraba pocos cambios, mientras que los bonos subían.

El mercado laboral estadounidense también sigue bajo una presión considerable, en un golpe para los consumidores, que representan dos tercios de la actividad económica estadounidense.

La cantidad de personas que pidió el beneficio estatal para los desocupados por primera vez se redujo a 450,000 en la semana terminada el 9 de agosto desde una cifra revisada al alza de 460,000 la semana anterior, según datos del Departamento de Trabajo.

Wall Street esperaba unas 432,000 solicitudes desde el dato original de 455,000 pedidos en la semana previa.

Pero un promedio móvil de cuatro semanas, considerado más confiable porque suaviza la volatilidad, subió a 440,500 en la última semana desde 421,000 en el período previo. Se trata de un máximo en más de seis años para este indicador.

En medio de un mercado laboral débil, los precios al consumidor acumularon un alza del 5,6 por ciento frente a julio del año anterior, en el mayor incremento interanual desde enero de 1991 y superando el aumento del 5.1% que esperaba el mercado.

Los precios de la energía aumentaron un 4 por ciento en julio luego de una subida del 6.6% en junio y acumularon un alza del 29.3% en la comparación interanual.

En la misma línea, los costos de los alimentos subieron un 0.9% mensual y un 6% interanual.

 

 

 

Ahora ve
No te pierdas