Italia, con recesión veraniega

La economía de esa nación se podría dirigir hacia su tercera desaceleración en menos de 10 años la situación orilla a bañistas a dejar las comodidades en la playa ,como el alquiler de sombril
Las playas en Italia tendrán menos derrama económica esta te
ROMA (CNN) -

A los italianos les gusta descansar en la playa, pero los días en que alquilaban un parasol o una silla de playa por unas semanas podrían haber llegado a su fin, en medio de una inminente recesión económica que está obligando a los veraneantes a ajustar sus presupuestos.

Igualmente, irán a la playa en masa a finales de la semana, cuando se celebra un feriado católico en el que Italia se paraliza y sus calles quedan vacías.

Pero en medio de alarmas por la posibilidad de que la economía se esté dirigiendo hacia su tercera recesión en una década, los italianos se están tomando vacaciones más cortas y están gastando menos.

Están inclusive dejando de lado las zonas de los parasoles a  rayas en las playas privadas que cuestan hasta 20 euros por día por la anarquía de una "playa libre".

"Si un turista llega y dice que quiere una sombrilla por 10 días, lo miramos con asombro y construimos una estatua en su honor", dijo Giancarlo Cappelli, quien representa a los propietarios de los llamados "stabilimenti", en Emilia-Romagna, la región que incluye centros turísticos tales como Rimini.

Los "stabilimenti" son puestos en las playas donde se proveen sombrillas, reposeras, alimentos, bebidas, vestuarios o se pueden tomar duchas.

Los medios han denominado estas vacaciones como "el verano de las sombrillas cerradas" y "las vacaciones de la pobreza", mientras que la industria de viajes se lamenta y pide que el Gobierno invierta para ayudar a Italia a competir con destinos menos costosos en Europa Oriental y el norte de Africa.

Acampantes poco felices

SIB, la asociación nacional de propietarios de "stabilimenti", dice que la crisis es tal que un millón menos de personas los han visitado en junio y julio con respecto al mismo período del año anterior. Agosto el mes pico del verano europeo, pero no podrá cubrir los gastos de una temporada desastrosa, según la entidad.

"Los que más nos preocupa es el fenómeno de los turistas que "llegan y se van", dijo Ricardo Borgo, presidente de la SIB, haciendo referencia a los turistas que visitan las playas por un período más corto.

De acuerdo con Borgo, el poder adquisitivo de las familias italianas se ha contraído en los últimos cinco años, forzándoles a reducir sus planes vacacionales.

La asociación hotelera italiana dice también que el promedio de la extensión de las vacaciones se ha reducido a 12 días desde 15 días y que aproximadamente 23 millones de italianos no saldrán de vacaciones este año, con la mitad diciendo que se quedarán en casa por la crisis económica.

Los operadores de campamentos también indicaron que habían tenido una caída de un 10 por ciento en las visitas. Los acampantes ahora "gastan menos, comen menos en los restaurantes, controlan sus compras en los campings, y en el café de la playa tan sólo están comprando bebidas y helados para los chicos (en lugar de comidas)", dijo en un comunicado el grupo de la industria denominado Assocamping.

Silvio Berlusconi, el primer ministro multimillonario que posee una lujosa villa de playa en Cerdeña, ha adoptado un tono más serio este verano.

Al finalizar el llamado "período" político" la semana pasada, Berlusconi deseó a los italianos unas buenas vacaciones, pero los instó "trabajar un poquito más duro" una vez que vuelvan, por el bien de la economía.

Ahora ve
No te pierdas