La inflación es el mayor desafío para EU

El presidente de la Fed de Dallas aseguró que la política monetaria definirá el panorama económ Richard Fisher dijo que la caída en los precios de los energéticos no asegura una menor inflaci
Richard Fisher, presidente de la Reserva Federal de Dallas.  (Foto: )
DALLAS (Dow Jones) -

La inflación continúa siendo el mayor desafío que enfrenta la economía estadounidense, y aún no está claro si el retroceso reciente en los precios de la energía reducirá las presiones sobre los precios, dijo un alto funcionario de la Reserva Federal.

En una entrevista el lunes con Dow Jones Newswires, el presidente de la Fed de Dallas, Richard Fisher, esbozó un panorama claramente difícil para la economía y las autoridades monetarias, y vinculó el rumbo de la política monetaria a los próximos acontecimientos.

"El crecimiento disminuirá (...) a la velocidad de un caracol en el segundo trimestre", y "podría ser anémico durante algún tiempo", dijo Fisher. "Esperaría que nos acerquemos y ciertamente que toquemos (el nivel de) cero", en términos del crecimiento del producto interno bruto durante la segunda mitad del año", señaló el funcionario, quien atribuyó la proyección más débil al "enorme estrés" creado por los mercados financieros, que permanecen "tensos y difíciles".

Pero incluso a medida que disminuye el crecimiento, la cuestión clave es si el ascenso en los precios impulsado por los alimentos y la energía resultará transitorio, o si esos aumentos en los precios representan el inicio de algo más perdurable, indicó.

"La preocupación real que tengo como funcionario del banco central es si (la inflación) empezará o no a afectar la mentalidad para los patrones de gastos en los consumidores (y) los patrones de fijación de precios en los productores", dijo Fisher.

"No conozco la respuesta a esa pregunta, es una especie de 50/50" la probabilidad de que la inflación resulte ser un "acontecimiento único" o algo más persistente, señaló el funcionario. Le preocupa que exista una mayor probabilidad de que se produzca este último escenario: "Me ha preocupado mucho" que las expectativas de más incrementos de precios se incrusten en la economía.

Fisher dijo que el descenso reciente en los precios de la energía "es alentador" si este se sostiene. Sin embargo, dada la volatilidad de los mercados, se abstuvo de emitir un criterio. "Pienso que es demasiado pronto para alegrarse por esas reversiones", especialmente en momentos en que los precios de algunos productos alimenticios clave están aumentando de nuevo.

En cuanto al rumbo apropiado para las tasas de interés, Fisher indicó que este depende de los próximos acontecimientos.

La entrevista a Fisher se produce tras la importante conferencia que la Fed de Kansas City organiza cada año en Jackson Hole, Wyoming. En esa conferencia, el titular de la Fed, Ben Bernanke, pareció sugerir que la tasa interbancaria federal -la tasa de referencia clave del banco central- permanecerá sin cambios durante algún tiempo, en su nivel actual del 2%.

Bernanke dijo durante la conferencia que el panorama para la inflación sigue siendo "altamente incierto". Sin embargo, agregó que "el descenso reciente en los precios de los bienes básicos, así como la mayor estabilidad del dólar han sido alentadoras". De sostenerse, esas tendencias, unidas al crecimiento más débil, "deberían hacer que la inflación se modere posteriormente en el año y durante el próximo año", agregó Bernanke.

Fisher ha jugado este año un papel único en la fijación de la tasa interbancaria federal por parte del Comité de Mercados Abiertos de la Fed. Mientras que su predecesor Bob McTeer era conocido por su tendencia a favorecer una política monetaria más relajada que otros funcionarios, Fisher ha mantenido de forma consistente una posición fuertemente antiinflacionaria, enfocándose en la amenaza que la inflación representa para el panorama económico general.

Fisher se ha opuesto a cada una de las decisiones tomadas este año por la Fed sobre las tasas de interés: En la reunión de inicios de agosto apoyó, por segunda vez consecutiva, un incremento de tasas mientras todos los demás miembros con derecho a voto preferían dejarlas sin cambios.

Ahora ve
No te pierdas