Argentina pagará deuda internacional

La presidenta Cristina Fernández dijo que liquidará 6,706 mdd de pasivos con el Club de París; los recursos para el pago provendrán de las reservas internacionales.
Cristina Fernández anunció que su gobierno liquidará pasivos
BUENOS AIRES (CNN) -

Argentina anunció este martes que cancelará la deuda vencida de 6,706 millones de dólares con el Club de París usando reservas del Banco Central, en una medida que busca atraer inversiones y despejar dudas sobre la situación financiera del país.

La presidenta, Cristina Fernández, hizo el sorpresivo anuncio durante un acto en la Casa Rosada, en momentos en que los inversores plantean inquietudes en torno al panorama económico del país sudamericano.

"He firmado otro decreto (...) por el que instruí al señor ministro de Economía para que, utilizando reservas de libre disponibilidad del Banco Central, cancele la deuda del club de París", señaló la mandataria en un acto público.

"Este pago pone a todas las empresas que pueden obtener financiamientos en estos países en una 'pole position' que hasta ahora no tenían inversores tanto nacionales como extranjeros, con inversiones radicadas aquí en nuestro país", agregó.

Las reservas argentinas sumaban 47,146 millones de dólares, según el dato provisorio al lunes.

El ex presidente Néstor Kirchner (2003-2007) -que concretó en el 2005 una gigantesca reestructuración de deuda en manos de inversores privados- intentó a lo largo de su gestión lograr un acuerdo con el Club de París.

Pero ese pacto exigía una revisión de la economía local por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI), organismo al que Kirchner culpó por la debacle económica del país en 2001 y del que logró alejarse en 2006 al cancelar la deuda que Argentina tenía con ese organismo de casi 10,000 millones de dólares.

Entonces, ante la imposibilidad de eludir los controles del FMI para reestructurar el pasivo con el Club, la presidenta decidió cancelar la deuda directamente con reservas.

"Creo que es un anuncio muy bueno para el país. Yo creo que es un muy buen uso de las reservas. Va a bajar la tasa internacional (para Argentina), va a aumentar el crédito a las empresas argentinas a largo plazo y nos pone de nuevo en el mundo", dijo Enrique Pescarmona, presidente del grupo siderúrgico y energético IMPSA.

La decisión podría destrabar proyectos de inversión de empresas europeas, que hasta ahora estaban impedidas de hacer negocios en Argentina debido a la cesación de pagos de la deuda con el Club de París, un organismo compuesto mayormente por naciones acreedoras industrializadas.

Un 87% de la deuda de Argentina con el Club de París está repartida entre seis países: Alemania, Japón, Holanda, Italia, España y Estados Unidos.

Argentina acumula cinco años de explosivo crecimiento económico a tasas superiores al 8%, pero en el 2008 comenzó a mostrar algunas señales de desaceleración tras una crisis política por una pelea entre el Gobierno y el sector agropecuario.

Las necesidades de financiamiento del país se duplican el año próximo y el Gobierno no tiene acceso a los mercados globales porque acreedores con un 25% de la deuda reestructurada en el 2005 no aceptaron la oferta del Gobierno y aún buscan recuperar todo su dinero con embargos judiciales.

La señal que más preocupó a los mercados fue que en agosto el Gobierno tomó dinero prestado de Venezuela a un rendimiento cercano al 15% anual, una tasa considerada de "incumplimiento" por los analistas.

Fernández tomó nota de esa situación y en su discurso dijo que la decisión de cancelar el pasivo con el Club de París "reafirma una vez más la voluntad de pago de la Argentina en sus compromisos internacionales".

Pero algunos analistas tomaron con cautela la decisión.

"Lo estamos leyendo como una de cal y una de arena. Tiene algo positivo, que es la voluntad de pago, sacarse un problema de encima, la posibilidad de que esto abra financiamiento a mejores tasas para las empresas argentinas", dijo Christian Reos, analista de la correduría Allaria Ledesma.

"Pero el lado negativo es que este problema se cierra no de una manera amigable, se sacan el problema de encima con un portazo, sin ir a negociar. Prefirieron pagar en efectivo con reservas antes que poder pagarlo en cuotas y tener que permitir auditorías del FMI", agregó.

Ahora ve
No te pierdas