Dudas acechan a los mercados de deuda

Los problemas en deudas corporativas y bonos soberanos motivan preocupaciones de los inversioni gobiernos de países emergentes empiezan a sufrir por los crecientes costos del financiamiento.
Los economistas temen que los mercados emergentes sufran par
LONDRES (CNN) -

El aumento de los problemas en las deudas corporativas y el primer incumplimiento de pagos de bonos soberanos en dos años están reavivando las preocupaciones de los inversores de que resurja el número de deudores de mercados emergentes que dejen de cancelar sus pasivos.

En momentos en que el racionamiento global del crédito cumple su primer aniversario, algunas firmas y gobiernos están empezando a tener problemas con los crecientes costos del financiamiento y la mayor aversión de los inversionistas al riesgo.

Seychelles no honró el servicio de un bono de 55 millones de euros (unos 80 millones de dólares) el mes pasado y ahora está al borde de incumplir el pago de su título global por 230 millones de dólares que vence en octubre próximo.

Los problemas de la deuda de la minúscula nación isleña surgen en momentos de fuertes aumentos en las primas de riesgo de los bonos soberanos de Argentina, Ecuador y Pakistán.

"Con este deterioro del ambiente global del crecimiento, hay que pensar que algunos países podrían tener problemas", dijo Angus Halkett, estratega de mercados emergentes de Deutsche Bank.

El nivel de la deuda soberana emergente en dificultades, definida como aquellos bonos con diferenciales de rendimientos de más de 1,000 puntos básicos sobre los títulos comparables del Tesoro de Estados Unidos, sigue relativamente bajo.

A mediados de agosto, ascendía a 3,300 millones de dólares, o el 2.1% de los bonos soberanos en circulación, contra 1.6% en junio del 2007, justo antes del comienzo del racionamiento del crédito.

Los inversionistas dicen que los riesgos de incumplimientos de pagos de la deuda soberana siguen siendo bajos.

"El incumplimiento de pagos de Seychelles no indica el comienzo de una ola de incumplimientos (soberanos). Para ser, esencialmente, un conjunto de playas y una planta de conservas de atún, (Seychelles) tiene una deuda excesiva", dijo Stephen Rothwell, director ejecutivo del fondo de cobertura Argo Capital.

Pero la deuda en problemas sí ha registrado un fuerte aumento entre los emisores corporativos emergentes, a 23,800 millones de dólares o un 7% de los títulos líquidos, desde sólo 50 millones de dólares hace un año.

Como estas cifras excluyen los bonos en moneda local, de acuerdo con David Spegel, responsable global de estrategia de mercados emergentes de ING, los niveles reales de la deuda en problemas podrían ser todavía mayores.

"La caída de los beneficios de las compañías y los costos más altos del servicio de la deuda están incrementando el riesgo de incumplimiento", dijo Spegel, en Nueva York.

Un 44% de la deuda en dificultades está relacionada con el sector financiero y la mitad es de firmas de la ex Unión Soviética.

Estas compañías habían acumulado una "cantidad sin precedentes" de deudas en años recientes, que ahora tienen problemas para refinanciar debido a que escasean los inversores, dijo Kieran Curtis, gerente de fondos de renta fija de Morely Fund Management.

Los bancos de Ucrania y Kazajistán, fuertemente apalancados y muy dependientes de los inversionistas extranjeros, enfrentan mayores costos de refinanciamiento.

"La deuda soberana emergente recibe asignaciones de los fondos de pensión que hacen que ese mercado sea más estable, pero la base de inversores para la deuda corporativa emergente es más especializada y hay pocos inversores dedicados", dijo Curtis, quien agregó que muchos fondos habían reducido sus tenencias de deuda corporativa emergente en meses recientes.

Nuevos bonos emergentes por una suma prevista de 30,000 millones de dólares en lo que resta del año podrían tener dificultades para hallar compradores.

Incluso Rusia, una nación rica en petróleo rebosante en liquidez nacional gracias a los altos precios de las materias primas, está sintiendo las presiones del crédito.

El grupo minorista ruso Marga incumplió el mes pasado los pagos de sus títulos en rublos, lo que llevó a que la agencia calificadora Fitch Ratings advirtiera sobre tensiones de liquidez para sus pares de mayor escala.

Aun así, los temores de incumplimiento de deuda de empresas rusas difícilmente se trasladen al emisor soberano, a pesar de los temores de los inversores por la pelea del país con Occidente por Georgia.

Hace 10 años, Rusia incumplió los pagos de su deuda en moneda local, pero nunca ha deshonrado un pago de su deuda en moneda extranjera. Además, sus credenciales como acreedor son favorecidas por la suma de alrededor de 600,000 millones de dólares que ostenta en sus reservas internacionales.

"Rusia puede darse el lujo de pagar toda su deuda corporativa y pública cinco veces", dijo Spegel, de ING.

Pero algunos inversores son menos optimistas sobre otros emisores soberanos.

Argentina, que ha quedado afuera de los mercados financieros globales tras su incumplimiento de pagos del 2002, ha tenido que calmar las preocupaciones sobre su capacidad para cumplir sus necesidades de financiamiento el año próximo.

Ecuador ha generado nerviosismo entre los inversores, después de que amenazara con anular la deuda externa acumulada en forma "ilegítima" por gobiernos previos.

Ahora ve
No te pierdas