Fed: ¿un nuevo recorte de tasas?

Los expertos creen que al Reserva Federal podría bajar nuevamente las tasas hacia finales de añ la recuperación de mitad de año en EU resultó efímera y una baja en réditos ayudaría a la econo
La Fed ha bajado las tasas de interés 6 veces desde septiemb  (Foto: )
Chris Isidore
NUEVA YORK -

A pesar de la creencia generalizada en que la Reserva Federal de EU (Fed) mantendrá la tasa de interés referencial al 2% tras reunirse el próximo martes, cada vez hay más convencidos de que la Fed podría bajar nuevamente la tasa hacia finales de año.

Si lo hace, la acción marcaría un cambio dramático en la forma en que el banco central valora el estado de la economía. Pues en su última reunión de agosto, los miembros de la Fed indicaron que su próximo paso sería elevar las tasas para contrarrestar la inflación.

Tradicionalmente, la Fed reduce las tasas de interés durante una desaceleración económica para estimular los préstamos y, por otro lado, las eleva cuando lo que le preocupa es la inflación.

Desde septiembre del año pasado hasta este abril, la Fed ha implementado siete recortes a las tasas de los fondos federales en un intento por minimizar el daño causado por las crisis hipotecaria y crediticia. Pero en las dos últimas reuniones ha decidido mantener las tasas sin cambio, revelando su creciente preocupación por los altos precios de los commodities, en particular el petróleo.

Sin embargo, la aparente recuperación de la economía estadounidense a mitad de año fue efímera, y en los últimos días las señales apuntan a un mayor debilitamiento económico. 

Desaparece el temor de inflación

En agosto la tasa de desempleo llegó a 6.1%, el mayor nivel alcanzado en cinco años. El crecimiento económico en el exterior también se desacelera, lo que reduciría la demanda de exportaciones estadounidenses –motor principal del crecimiento registrado en el segundo trimestre.

Según las proyecciones de Thomson Reuters las ganancias corporativas del tercer trimestre no aumentarán, pues el sector financiero sigue reportando pérdidas. Además, los gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mae, que respaldan más de 5 billones de dólares en préstamos, fueron intervenidos por el Departamento del Tesoro.

Sumado a ello, los precios del petróleo han bajado y el dólar se ha recuperado frente al euro. Por todas estas circunstancias muchos piensan que está disipándose la amenaza de inflación.

Así, los que argumentan que la debilidad económica es más peligrosa que la inflación tienen suficientes razones para pedir un nuevo recorte en la tasa de interés.

Bob Brusca, economista de FAO Economics, está entre los que pronostican un recorte en las tasas antes de que termine el año. “La pérdida de empleo no ha sido tan severa. Pero las medidas de la Fed deben atender el problema de fondo.

Cuando la economía se mueve hacia abajo no es posible mantener estables las tasas” explica. Brusca incluso cita las declaraciones hechas por la presidente de la Fed de San Franciso, Janet Yellen, para quien los altos precios y la inflación han dejado de ser una amenaza.

No obstante en la Fed no todos piensan igual, y hay quienes creen que el banco central debería elevar las tasas para mantener los precios a raya. En las últimas dos reuniones el presidente de la Fed de Dallas, Richard Fisher, votó a favor de un alza en las tasas; y en abril, el presidente de la Fed de Philadelphia, Charles Plosser, votó en contra de una baja.

¿Bajar o subir las tasas?

La incertidumbre se ha sentido ya entre los inversionistas: según reflejan las tasas de interés de futuros en la Bolsa de Comercio de Chicago, los inversionistas están determinando los precios con un 8% de posibilidades de que la Fed baje las tasas en la sesión a realizarse en octubre.

La posibilidad de un nuevo recorte es, desde luego, pequeña. Más si se considera lo que sostiene David Kelly, estratega de mercado en JPMorgan Funds: “(De bajar las tasas) la Fed estaría enviando una señal de que habrá más problemas”, y añade que un recorte traería más daño que beneficio, pues asustaría a los inversionistas y empresarios ya de por sí alarmados por el frágil estado de la economía.

Kelly también afirma que la Fed no bajaría aún más las tasas porque eso limitaría su habilidad para responder a un futuro colapso en el sistema financiero, impidiéndole recortes futuros.

Keith Hembre, economista en jefe de First American Funds disiente, “Si necesitas recortar ahora, hazlo. No sé para que reservarlo para más adelante.” Según Hembre, se justifica otra reducción de tasas este año o a principios del año próximo, pues las previsiones son que la economía continuará empeorando.

Ahora ve
No te pierdas