EU puede sacar provecho del rescate

El rescate financiero costaría 700,000 mdd que saldrán de los bolsillos de los contribuyentes; ¿por qué no darles la oportunidad de obtener un beneficio?
La crisis financiera ha afectado a Wall Street. (Archivo)  (Foto: )
Jon Birger
NUEVA YORK -

Los miembros del Congreso de Estados Unidos (EU) actualmente debaten si el gobierno debería exigir participaciones accionarias de todo banco que se acoja al plan de rescate propuesto por el secretario del Tesoro Hank Paulson.

Si la historia sirve de referente, esa disposición podría servir para recuperar una buena cantidad del dinero que pondrán los contribuyentes estadounidenses. Por ejemplo, como parte del rescate a las aerolíneas efectuado tras los ataques del 11 de Septiembre, el Congreso de EU autorizó un préstamo de 10,000 millones de dólares (mdd) para las compañías aéreas en problemas.

La ley aprobada en ese entonces incluía una enmienda -elaborada por el senador Peter Fitzgerald- que instruía a la Air Transportation Stabilization Board (ATSB) del Departamento del Tesoro a negociar certificados de opción (equity warrants, es decir, garantías que dan el derecho de comprar acciones de la aerolínea a un precio inferior al precio de mercado) de cualquier aerolínea que se beneficiara del préstamo. Y para evitar conflictos de interés, las acciones poseídas por el gobierno eran sin derecho a voto –no otorgaban el control de la empresa.

Los préstamos que se concedieron a las aerolíneas fueron totalmente saldados y las opciones accionarias que el gobierno recibió a cambio sumaron a favor de los contribuyentes un total de 130 mdd, resultado de la venta de acciones de tres aerolíneas -America West, Frontier y World Airways-. El intercambio más lucrativo fue el de American West, que recibió un préstamos por 429 mdd y emitió a cambio una opción para comprar 18.8 millones de acciones, que representaban una tercera parte del total de acciones comunes de la compañía aérea. De esa manera, la ATSB pudo comprar cada acción por 3 dólares, y en el momento en que decidió convertirlas en dinero en efectivo cada acción valía 9 dólares.

Peter Fitzgerald, quien ahora es presidente de la institución Chain Bridge Bank, no está muy entusiasmado con el plan de rescate de Paulson, pero afirma que tal como ocurrió con el rescate de las aerolíneas, en esta ocasión los contribuyentes también deberían ser compensados por su ayuda (el dinero del rescate saldrá de sus bolsillos). “Si los contribuyentes están arriesgándose, entonces deberían beneficiarse cuando las cosas mejoren y los bancos recuperen la salud” explica Fitzgerald.

La enmienda que Fitzgerald incluyó en la ley de rescate de aerolíneas nos hace preguntarnos hoy por qué el gobierno federal no exige de manera rutinaria participación accionaria a cambio de los préstamos que otorga al sector privado.

Por ejemplo, si el Instituto Nacional de Salud le concede 20 mdd a una empresa de biotecnología para investigar sobre el cáncer, ¿por qué los contribuyentes no deberían tener derecho a una pequeña participación de capital si esa investigación termina siendo una fuente de ganancias para los accionistas de la empresa? Otro ejemplo: si los dueños del equipo los Rayos de Tampa Bay quieren un nuevo estadio (algo que seguramente aumentará el valor de la franquicia) y el gobierno estatal financia parte de su construcción… ¿por qué a los contribuyentes locales no les toca una parte de la ganancia cuando el equipo se venda?

También el rescate de Chrysler en 1979 incluyó este tipo de beneficio, ingresando a la arcas del erario más de 300 mdd. Lamentablemente, la disposición de exigir participación accionaria a cambio de los préstamos es más bien rara.

Y la razón, según dice Fitzgerald, es simple: Los lobbistas corporativos no dejan que suceda. Cuando el ex senador impulsó aquella enmienda “las aerolíneas que querían solicitar el préstamo lucharon contra ella, pero nosotros impusimos las condiciones porque la industria aérea estaba dividida en torno a ese tema.”

Ahora ve
No te pierdas