Bolsas de Asia tienen mala jornada

Los mercados accionarios se vieron afectados por los temores del futuro financiero de EU; el promedio Nikkei de Tokio cerró con una caída del 4.1%, y cerrar en sus mínimos de 3 años.
TOKIO (CNN) -

Las acciones de las empresas que cotizan en Asia cayeron la jornada de este martes, anotándose el peor descenso mensual en más de una década luego de que los legisladores estadounidenses rechazaron el propuesto plan de 700,000 millones de dólares para terminar con el pánico financiero.

El inesperado resultado en Washington llegó días después de que las disputas políticas amplificaron el miedo entre los inversores, impulsándolos a deshacerse de activos en mercados emergentes a cambio de apuestas menos riesgosas en bonos soberanos o incluso dólares.

Los costos de protección contra los incumplimientos de deuda y reestructuración se dispararon, lo mismo que la tasa de crédito interbancario en Asia, reflejando globalmente las tensiones en los mercados de crédito.

"La agitación en los mercados posiblemente continúe a menos que se apruebe un plan alternativo, lo que podría pasar, o no, esta semana", escribió Dariusz Kowalczyk, jefe de estrategias de CFC Seymour en Hong Kong, en una nota.

El promedio Nikkei de Tokio cerró con una caída del 4.1%, en mínimos de 3 años, y el índice MSCI de acciones de la región Asia-Pacífico no japonesas cayó cerca de un 2.09%.

El índice para Asia-Pacífico acumula un descenso de más del 17% en septiembre, su peor pérdida desde octubre de 1997, cuando la región sufría las consecuencias de la crisis financiera asiática.

El fracaso del mayor y más abarcador intento para evitar que la onda expansiva del sector financiero arrasen con la economía real asestó al índice bursátil S&P 500 su mayor declive desde octubre de 1987.

El índice Hang Seng de Hong Kong  revirtió pérdidas, mientras que el referencial KOSPI de Seúl recortó su caída del 5.5% y terminó con un descenso del 0.57.

Los inversores de todo el mundo han estado luchando por eliminar todo riesgo de sus carteras, cobijándose en tradicionales refugios como los bonos del Tesoro de corto plazo y el oro.

Ahora ve
No te pierdas