El crudo pierde 2.17 dólares

Los temores por el futuro de la demanda del energético provocan la baja en el mercado; el crudo liviano estadounidense para entrega en noviembre caía 2.17 dólares, a 96.36 el barril.
LONDRES (CNN) -

El petróleo caía la mañana de este jueves a menos de 97 dólares el barril, porque la aprobación del Senado estadounidense al plan para rescatar al sector financiero no logró aplacar la preocupación por el debilitamiento de la demanda de combustibles en el mayor consumidor mundial de energía.

El crudo liviano estadounidense para entrega en noviembre caía 2.17 dólares, a 96.36 el barril, con lo que borraba las ganancias que previamente lo llevaron por encima de los 100 dólares.

Ese contrato cerró el miércoles con una baja de 2.11 dólares, a 98.53, presionado por un fortalecimiento del dólar y por los datos del gobierno estadounidense que mostraron un aumento de los suministros.

El Brent de Londres perdía 2.50 dólares, a 92.83.

La aprobación del Senado al plan de rescate tranquilizó a los mercados bursátiles europeos y al dólar estadounidense, pero la atención del mercado petrolero se centraba en el debilitamiento de la demanda en países industrializados.

"Esperamos que el crudo siga el avance de los mercados bursátiles por un rato (...) pero creemos que finalmente se desacoplarán", dijo Edward Meir, de MF Global.

"Pensamos que al crudo no le irá tan bien y que estará particularmente vulnerable al ingresar en el cuarto trimestre", agregó. "No nos sorprendería ver (el barril del crudo) WTI (liviano estadounidense) en 75-80 dólares para fines del año", afirmó.

El petróleo ha caído desde el máximo histórico de 147.27 dólares el barril registrado a mediados de julio, presionado por las crecientes señales de una desaceleración de la demanda en las economías más industrializadas.

Un informe del gobierno estadounidense mostró en la víspera que los inventarios de crudo crecieron 4.3 millones de barriles la semana pasada, ante la continua recuperación de la producción en el Golfo de México tras las interrupciones causadas por el huracán Ike.

Las existencias de gasolina mostraron un sorpresivo incremento de 900,000 barriles, tras el reinicio de más refinerías afectadas por el embate del ciclón, que causó la mayor interrupción en el sector energético de Estados Unidos desde la temporada de huracanes del 2005.

La demanda total de productos petroleros de Estados Unidos cayó 7.1% en las últimas cuatro semanas, frente al mismo período del año pasado, lo que deja en evidencia el impacto de la crisis financiera y de los altos costos de los combustibles en el consumo estadounidense.

Ahora ve
No te pierdas