Europa se divide por rescate financiero

Países y organismos europeos se reunirán en una cumbre para discutir la crisis financiera mundi el Grupo Euro y Alemania han rechazado un fondo de rescate europeo, mientras que Francia lo apo
Los países del bloque se inclinarían por el rechazo a un res

El presidente del Grupo Euro, entidad que reúne a los ministros de Finanzas del bloque, se puso del lado de Alemania en su rechazo a cualquier fondo europeo de rescate para bancos en problemas, pero el gobierno holandés apoyó una idea de ese tipo.

Francia confirmó que el presidente Nicolas Sarkozy recibirá el sábado en París a una cumbre sobre la crisis financiera mundial en la que participarán los líderes de Alemania, Gran Bretaña e Italia.

También se espera la presencia del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, del presidente del Banco Central Europeo (BCE) Jean-Claude Trichet y del presidente del Grupo Euro, Jean-Claude Juncker.

El anuncio oficial dio por terminada la incertidumbre sobre la reunión que París estaba impulsando. Las dudas se debían al desacuerdo entre los principales gobiernos de la Unión Europea sobre la respuesta adecuada al creciente racionamiento del crédito.

En Irlanda, el parlamento desafió la oposición de Londres y la reticencia de Bruselas al aprobar la legislación para garantizar todos los depósitos en bancos exclusivamente irlandeses. Esa decisión ya ha provocado una fuga de dinero desde los bancos británicos.

Por su parte, Juncker dijo que estaba "muy aliviado" por el hecho de que el Senado de Estados Unidos hubiera adoptado el plan de 700,000 millones de dólares para sacar los llamados activos tóxicos de los balances de los bancos, pero insistió en que Europa no necesitaba un programa similar.

Varias fuentes de gobiernos europeos dijeron que Francia había planteado la idea de un fondo de rescate de bancos de la UE por 300,000 millones de euros (418,400 millones de dólares) antes del encuentro del sábado, aunque París negó la existencia de tal propuesta.

"No veo necesidad de que nosotros establezcamos un programa similar en Europa", dijo Juncker a la alemana Radio Kultur. Juncker también es el primer ministro de Luxemburgo.

La crisis financiera ha sido mucho más profunda en Estados Unidos que en Europa, sostuvo, pero él tenía esperanzas de que una respuesta europea a la situación fuera "un poco más sistemática".

Sarkozy negó públicamente que la UE estuviera trabajando en un rescate amplio para toda la región y también dijo que no se estaba considerando un fondo de 300,000 millones de euros.

"Desmiento tanto la suma como el principio" para tal plan, dijo a los periodistas en el palacio presidencial francés.

Por otra parte, el portavoz del primer ministro británico Gordon Brown dijo que él no anticipaba que se fuera a abordar un fondo bancario para toda la UE en el encuentro.

"El propósito de la reunión será discutir cómo cada una de las cuatro mayores economías de Europa está respondiendo a la crisis financiera global", sostuvo.

La ministra francesa de Finanzas Christine Lagarde, ha dicho que podría ser necesaria una "red de seguridad europea" para impedir la quiebra de algún banco en uno de los países más pequeños de la UE.

Pero la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que Alemania "no puede y no emitirá un cheque en blanco para todos los bancos". El Ministerio de Finanzas dijo que el gobierno alemán estaba "totalmente en desacuerdo" con la idea.

Holanda sí respaldó la supuesta iniciativa francesa, al decir que los países de la UE deberían presupuestar el 3% de su producto interno bruto (PIB) en fondos nacionales de rescates bancarios que podrían usarse en forma coordinada.

"Esta semana se filtró un plan francés que parecía similar a lo que hemos estado discutiendo en Europa", dijo el ministro de Finanzas holandés Wouter Bos al parlamento.

Por separado, el Ministerio de Economía de España dijo que apoyaría un esfuerzo coordinado de la UE para elevar las garantías de depósitos bancarios de la UE desde el mínimo actual para toda Europa de 20,000 euros.

La decisión irlandesa sobre las garantías de los depósitos representó un desafío para el resto de Europa, en una era en la que los bancos están cada vez más globalizados, arriesgando una distorsión de la competencia que supuestamente deben impedir las normas de la UE.

Ahora ve
No te pierdas