Huracanes ‘pegan’ a economía cubana

El paso de Gustav e Ike ocasionó que en septiembre se comercializaran 80% menos de hortalizas; las pérdidas fueron de 5,000 mdd; vivienda y agropecuarios, los sectores más afectados.
A pesar de la destrucción causada por los huracanes, se espe
LA HABANA (AP) -

Cuba comenzó a sentir el anunciado desabastecimiento de alimentos ocasionado por el paso de dos huracanes seguidos en esta temporada: en septiembre se comercializó el 80% menos de hortalizas que en agosto, dijeron fuentes gubernamentales.

"No serán momentos de mercados abarrotados y con variedad", advirtió el periódico oficial Granma en su edición del viernes.

El paso del ciclón Gustav a comienzos de septiembre y Ike sólo 10 días después dejó pérdidas por unos 5,000 millones de dólares, especialmente en los sectores de la vivienda y la agricultura, en la cual diezmó cosechas y afectó a productores de carnes y huevos. Siete personas murieron.

Según el rotativo, órganos oficial del gobernante Partido Comunista, la comercialización de los productos agrícolas fue en agosto de "5 millones de quintales (unas 500,000 toneladas), en septiembre sólo llegó al millón (100,000 toneladas)".

Las autoridades advirtieron en las semanas pasadas que habría dificultades por unos seis meses en materia de productos agropecuarios y lanzó un plan para congelar precios ante el intento de vendedores privados de especular o desviar al mercado negro.

Además se racionó la cantidad de mercancías vendida a cada persona a fin de evitar el acaparamiento.

En Cuba hay dos tipos de mercados: los estatales y los de oferta y demanda integrados por vendedores y productores privados, donde los precios se fijaban libremente pero ahora son los destinatarios de las tarifas con topes máximos impuestas de manera "provisional" por el gobierno.

Algunas provincias como Guantánamo (al oriente de la isla) sólo tienen un mercado de oferta y demanda; mientras que La Habana, la capital del país cuenta con 40, dijo a Granma el viceministro de Comercio Interior, Francisco Silva.

La medida de congelar los precios fue tomada con alivio por la población en general, pero algunos comerciantes se quejaron e incluso decidieron no abrir sus puestos.

El rotativo indicó que el problema no es que los intermediarios y vendedores pierdan "sino que van a ganar por debajo de lo que habían calculado".

De todas maneras los cubanos suele quejarse de que con un sueldo promedio, unos 408 pesos cubanos (19 dólares) se hace difícil comprar una libra de cebollas a 10 pesos cubanos, maíz a 6 pesos y a 8 la libra de frijoles, que son los precios actuales.

La situación en Cuba es delicada debido a la dependencia externa de la isla en materia de alimentos. Las autoridades gastarán unos 2,000 millones de dólares en 2008 en el mercado internacional para adquirir arroz y leche, entre otros.

Ahora ve
No te pierdas