El dilema sobre la intervención del peso

Banxico podría verse obligado a intervenir si la moneda continúa su caída, estiman analistas; aunque consideran que el banco central estaría tratando de evitar apuntalar a la divisa mexican
La fortaleza del peso respecto al dólar podría extenderse ha  (Foto: )
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

El banco central mexicano estaría tratando de evitar apuntalar al peso, fuertemente debilitado por la crisis financiera global, luego de años de oposición a la intervención en el mercado cambiario, dijeron el lunes analistas.

Sin embargo, el Banco de México (Banxico) podría verse obligado a intervenir si el peso continúa su caída y pone en riesgo la estabilidad económica mexicana, ganada con mucho esfuerzo, indicaron.

El lunes, el peso mexicano cayó un 6.43% a 11.98 unidades por dólar, en medio de la creciente angustia en los mercados globales alrededor de una crisis financiera global y la amenaza de una reducción del crecimiento económico mundial.

La caída fue la peor para un día desde 1995, cuando México sufría los efectos de una severa crisis económica que fue conocida como "la crisis tequila".

Los banqueros centrales mexicanos han citado frecuentemente esa crisis, en la que la economía se desplomó tras un esfuerzo -finalmente fallido- del Gobierno por respaldar la moneda, como un ejemplo de por qué las autoridades deben mantenerse alejadas de los mercados cambiarios.

"En México no hacen eso", dijo Bertrand Delgado, economista de la firma IDEAglobal. "Pero si las cosas realmente se deterioran a un nivel mucho peor que el que estamos experimentando (...) harán algo y todo el mundo lo entenderá", añadió.

Delgado y otros analistas especularon que si el Banco de México decide que debe proteger al peso, podría restablecer las subastas diarias de dólares provenientes de las reservas internacionales, que suspendió en julio.

Bajo esa modalidad, el banco destinaba diariamente una porción de los dólares, provenientes de las ventas del petróleo, hacia el mercado cambiario.

Difícil decisión

Las variaciones extremas en el valor de la moneda pueden causar estragos en la economía de un país.

La inestabilidad, que hace más difícil planear para el futuro, puede desanimar a inversionistas. La rápida depreciación hace más caras las importaciones, lo que impulsa una aceleración de la inflación.

Como contraposición, las exportaciones del país pueden hacerse más competitivas en el extranjero.

Pero una decisión para darle impulso al valor del peso podría tener grandes consecuencias, porque los mercados podrían poner a prueba la voluntad del Banco de México y apostar agresivamente en contra de la moneda, comentaron analistas.

Eso podría causar una gran grieta en las reservas internacionales de México, de unos 83,000 millones de dólares, si las autoridades hacen un gran esfuerzo para proteger a la moneda.

"Esas reservas (...) sólo durarían un par de días", dijo Benito Berber, economista de RBS Greenwich Capital.

Durante la crisis de mediados de la década de 1990, la estrategia de soporte al peso del Gobierno llevó las reservas internacionales a un nivel tan bajo que México se vio obligado a establecer una libre flotación, lo que provocó una acelerada depreciación.

"Es un tema muy difícil para el banco central (...) no creo que el Banco de México intervenga directamente. El Banco de México tiene la tradición de la no intervención", dijo Gabriel Casillas, economista de UBS.

Ahora ve
No te pierdas