Plan de biocombustibles para indígenas

Se busca que campesinos de 5 estados del país siembren jatropha para producir biocombustibles; el BID y el BM proponen mayor participación de las comunidades indígenas en la economía.
El grano de la jatropha es visto como una oportunidad para a
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Campesinos de cinco estados del país serán los primeros en participar en un proyecto de siembra de jatropha en 100,000 hectáreas para producir biocombustibles con lo que se busca contribuir al desarrollo de comunidades indígenas.

El proyecto se encuentra en estudio para campesinos de Chiapas, Guerrero, Puebla, Oaxaca y Veracruz.

“Es un proyecto que requiere unos 50 millones de dólares y hay empresas interesadas en apoyarlo además de buscar el apoyo gubernamental y de organismos internacionales”, dijo en entrevista José Carlos Arana, presidente del comité organizador del Foro Internacional de Pueblos y Comunidades Indígenas, celebrado en Puebla.

El proyecto de la siembra de jatropha forma parte de un grupo de 270 proyectos dedicados a ciudadanos indígenas del país que busca financiamiento de organismos gubernamentales y de instituciones como el Banco Mundial (BM).

Lo que se busca es que la tierra en la que no se cultiva maíz pueda ser aprovechada para cultivar la jatropha, un grano muy flexible, resistente a diversos climas.

Diversos países como Argentina, Brasil, España e Italia llevan a cabo proyectos para utilizar a este grano para producir biocombustibles.

Jalisco avanza en producción de etanol

Alrededor del 43% de la población indígena se dedica a actividades del campo y más del 55% recibe menos de dos salarios mínimos según estadísticas de la gubernamental Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI).

Expertos del BM y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) propusieron una mayor participación de las comunidades indígenas en le desarrollo a través de programas de fortalecimiento económico,  ante los problemas de desaceleración y cambio climático.

“Es importante identificar los impactos y llevar a cabo estrategias de adaptación que permitan el fortalecimiento del capital social, clave para reducir la vulnerabilidad que se presenta”, dijo Ricardo Hernández, experto en medio ambiente del BM.

La población indígena de México supera los 12.7 millones de personas, representa el 13% de la población total y la gran mayoría se encuentra en pobreza.

“Lo que se busca con los proyectos en puerta es que produzcan más, se busca financiamiento con tasas de interés razonables”, dijo Arana.

Sin embargo destacó que al tiempo de financiar proyectos comunitarios para las zonas indígenas es necesaria la participación de los gobiernos, locales y federal, para dotar de infraestructura básica estas regiones.

“El BID ha propuesto el fortalecimiento de las tierras, el territorio y la gobernabilidad; la reducción de la marginación y exclusión; y potenciar las ventajas comparativas de los pueblos indígenas”, dijo Federico de Arteaga, jefe del equipo del Fondo Multilateral de Inversiones del BID.

Ahora ve
No te pierdas