El peso, sin garantía en el corto plazo

Analistas prevén que el dólar baje a menos 12 pesos, pero no a menos de 11 en un ambiente volát Banxico mantendrá la subasta de dólares para atenuar las presiones.
Los dólares están destinados a proveer liquidez a institucio
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

¡Es una barbaridad! Dijeron operadores del mercado de divisas y ejecutivos de tesorerías cuando el dólar interbancario superó ayer miércoles los 13 pesos, aunque la historia se ve diferente con las acciones del banco de México no serán suficientes para bajar el dólar a menos de 11 pesos en el corto plazo.

Analistas consideran que la volatilidad en el mercado de divisas continuará pero la las autoridades mexicana abrieron espacios para que la moneda mexicana se recupe. Esperan que el dólar baje a alrededor de 11.50 pesos en las siguientes sesiones, después de que cerró en 12.25 pesos, su nivel jamás visto.

“La expectativa es de una tendencia de ligera recuperación para el peso, no es exclusivo, para llevarlo por debajo de los 11 pesos, pero si a un nivel de los 11.50 para estabilizarse”, dijo Mario Copca, analista de Metanálisis.

“Tendremos que esperar que se fuera debajo de 12 pesos”, dijo Rafael Camarena, analista de Santander.

Ante la abrupta depreciación del peso mexicano con movimientos no vistos desde 1995, Banco de México y Hacienda reactivaron ayer miércoles la subasta de dólares y aunque solo colocaron 998 millones, de los 2,500 millones que puso en la mesa, este jueves pondrá a la venta el resto con el objetivo de reducir la especulación sobre la moneda mexicana.

“Hemos decidido mantener un régimen de flotación lo más libre posible, eso no obstante de que cuando se presenten cambios o dejen de funcionar los mercados, esas son las oportunidades en las cuales el banco central interviene”, dijo Agustín Carstens, secretario de Hacienda y Crédito Público.

Banxico continuará subastando 400 millones de dólares diarios hasta nuevo aviso.

Política monetaria

México experimenta una mayor volatilidad de los mercados ante la incertidumbre tanto de la efectividad de los planes para rescatar al sistema financiero, como del daño que ha causado en la economía real de la Unión Americana y del mundo.

Las opiniones de los analistas ahora se dividen respecto al futuro de las tasas de interés que podrían impulsar a la desacelerada economía mexicana, ya que la depreciación del peso retrasa la intención de reducir el costo del dinero para fortalecer el circuito del crédito.

“Pensamos que no va a reducir la tasa de fondeo, menos en estas condiciones de volatilidad hay que estabilizar primero la paridad está en niveles exageradamente altos”, dijo Camarena.

“Espero una baja de un cuarto de punto porcentual, el mercado ya se ha adelantado, la clave de este juego es velocidad, el Banco de México tiene que disminuir (su tasa)”, dijo César Castro del Centro de Análisis y Proyecciones Económicas para México (Capem).

El Banco Central toma la decisión de su política monetaria el próximo viernes 17 de octubre en la que analizará si baja su tasa de corto plazo que se encuentra en 8.25%.

Las perspectivas para la economía mexicana son de una desaceleración más profunda a la esperada con un crecimiento de alrededor de 1.8% para 2009, según el nuevo pronóstico del Fondo Monetario Internacional.

 

 

Ahora ve
No te pierdas