Gobierno y agencias exigen transparencia

Standard & Poor’s, Fitch y Moody’s advierten que serán más exigentes para calificar a las empre la CNBV investiga a dos firmas mexicanas por falta de información a sus accionistas.
Los derivados protegen a las empresas de la turbulencia cuan  (Foto: )
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Las empresas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) tienen un nuevo mandamiento: Informarás a tus accionistas el riesgo que tienes por tu exposición a derivados.

El gobierno federal y las calificadoras de las compañías listadas en el mercado bursátil quieren que las firmas sean más transparentes y no vuelva a ocurrir lo sucedido la semana anterior, cuando Comercial Mexicana, Gruma, Autlán, Posadas y Grupo Industrial Saltillo tuvieron que reconocer tardíamente ante sus inversionistas las pérdidas en las que incurrirán por su elevada exposición a los instrumentos derivados.

Las tres principales calificadoras de riesgo crediticio, Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch Ratings señalaron que ante la falta de información de un emisor de deuda no es posible advertir los riesgos.

“La regla básica es que debe haber información, seremos más estrictos en solicitarla a los emisores”, dijo Eduardo Uribe director gerente de Standard & Poor’s.

El experto de la calificadora de riesgo crediticio anunció que se está verificando la información de las 80 compañías mexicanas a las que califican.

“La lección es que el emisor tiene que entender que debe ser más transparente”, dijo por su parte Alberto Jones, director de Moody’s Investor Services al destacar que la calificadora siempre ha revisado las posiciones en derivados.

El problema de las emisoras como Comercial Mexicana abre la oportunidad para que la CNBV requiera mayor información a las compañías, que digan cuánto están dispuestas a perder por su posición en derivados.

Roberto Guevara, director de Fitch, recomienda exigir a las empresas públicas o emisoras de deuda qué montos de derivados adquieren, qué tipos de transacciones realizan y cuál es la pérdida máxima que está dispuesta a asumir la compañía con esas transacciones.

Para los expertos la falta de experiencia de los ejecutivos de Comercial Mexicana la orilló a cometer errores que resultan prácticamente imperdonables.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) informó que el tema fundamental no es una mayor regulación a los emisores en la BMV, sino la utilización de los instrumentos que tiene la Ley del Mercado de Valores para sancionar las prácticas de falta de transparencia y, en dado caso, revisar si es necesario nuevas disposiciones como las que se aplican al uso de derivados por parte de bancos, afores y sociedades de inversión.

Las pesquisas

La CNBV centra la investigación sobre dos compañías que cotizan en la Bolsa que previsiblemente incumplieron con la entrega de información al público inversionistas sobre su exposición de derivados.

La autoridad reconoce que la especulación sobre el tipo de cambio, que llevó al dólar a superar los 14 pesos la semana pasada, no es un elemento a investigar.

El organismo regulador del mercado de capitales destacó que toda emisora como Comercial Mexicana, Posadas o Cemex, tiene la obligación de revelar la información relevante.

“En principio todo eso (exposición de derivados) debió informarse porque impacta en el balance de las emisoras, tiene que haber información suficiente y oportuna”, dijo Miguel Ángel Garza, vocero de la CNBV.

Destacó que la ley le impide informar a qué emisoras investiga, pero aclaró que se abrieron dos indagaciones.

Comercial Mexicana, Gruma, Autlán, Grupo Posadas y Grupo Industrial Saltillo, son unas de las ocho empresas que apostaron a los instrumentos derivados y que ahora reconocen pérdidas por alrededor de 2,200 millones de dólares (mdd).

Las pérdidas de estos grupos fueron reveladas a exigencia de las autoridades de la BMV ya que ni bancos ni calificadoras y mucho menos el público inversionista fueron informados de los riesgos que asumieron estas empresas, que en el caso de Comercial Mexicana derivó en la solicitud de concurso mercantil, un paso antes de la quiebra, al aumentar su deuda a 2,000 mdd.

Los derivados no son el demonio

El Mercado Mexicano de Derivados (Mexder) explica que sus operaciones son reguladas por la CNBV, pero que la vigilancia está fuera de las manos de la autoridad cuando las empresas acuden al mercado no regulado, es decir, a los llamados Over The Counter (OTC) en los que se realizan transacciones entre privados, que según los expertos fueron la perdición de Comercial Mexicana.

El Mexder -con operaciones semanales que equivalen a 1.5 veces el Producto Interno Bruto del país- administra los riesgos, las pérdidas y ganancias a través de una cámara de compensación.

“No podemos satanizar estos productos, los derivados bien hechos ayuda muchísimo y te aseguro que ha ayudado muchísimo a empresas y bancos a sortear esta etapa de volatilidad, dijo en entrevista Jorge Alegría director del Mexder.

A diferencia de Comercial Mexicana, empresas que utilizaron los derivados como coberturas sobre el tipo de cambio o tasas de interés reportaron saldos a favor, como es el caso de Bimbo y Alsea.

Las indagaciones a las dos empresas por la supuesta falta de información pueden concluir hacia finales de este año y sólo cuando haya una sentencia en firme se dará a conocer el nombre de los responsables.

Ahora ve
No te pierdas