Plan de rescate de EU, sin reglas claras

El Gobierno de EU parece estar aplicando el rescate discrecionalmente, no hay normas; hasta hoy nueve bancos recibirán 125,000 mdd como inyección de capital ¿quiénes serán los otros
¿Qué instituciones serán las grandes afortunadas tocadas por
Colin Barr
NUEVA YORK -

Se sabe que el rescate federal de 700,000 millones de dólares (conocido como Programa de Alivio para Activos Problemáticos o TARP, por sus siglas en inglés) no llegará a todos.

Pero lo que no se sabe es cómo el gobierno estadounidense elegirá a los bancos que participen en el TARP. Y mientras las autoridades no expliquen las bases de esa selección el plan de rescate no logrará el objetivo para el cual fue creado, esto es, traer capital privado y restaurar la funcionalidad de los mercados financieros.

Pues después de todo sigue sin aclararse cuál será el parámetro para considerar a un banco lo suficientemente saludable para recibir capital, o tan debilitado que mejor sería venderlo a una entidad más fuerte. Así, determinar el valor de las acciones de los bancos se convierte en un juego de azar.   

De tin marín de do pingüé
Hasta hoy el gobierno de EU ha elegido a nueve instituciones nacionales que recibirán la mitad de los 125,000 mdd estipulados para inyección de capital. Otros 20 bancos regionales percibirán inyecciones más pequeñas con la esperanza de reforzar su capitalización y activar los congelados mercados crediticios. El Departamento del Tesoro espera, además, que los bancos más débiles que no califiquen para el TARP sean comprados por otros.

Sin embargo, algunos casos no obedecen a esta lógica. Por ejemplo, la primera institución rechazada para participar en el TARP fue National City, cuya salud no era tan mala. El banco será vendido por 5,200 mdd a PNC. Aunque National City había estado buscando comprador, su venta se hizo imperativa luego de que los reguladores informaran que el banco podría no recibir fondos federales.

“Nos dimos cuenta que nuestro acceso al capital federal estaba en entredicho. Nos preocupaba encontrarnos en la situación de que mientras otros bancos recibían capital, a nosotros nos fuera negado, y que este hecho fuera interpretado de una forma que afectara negativamente a la institución” comenta el CEO de National City, Peter Raskind.

Raskind explica que, bajo su dirección, el banco tuvo que reunir capital a través de la venta de nuevas acciones. Aunque dicha medida diluyó el valor de las acciones existentes sirvió para sortear el temporal financiero, de tal manera que el capital de National City -6,600 mdd- estaba por encima del mínimo regulatorio, considerándose como una entidad “bien capitalizada” con una ratio de Tier 1 (mide el porcentaje de capital en relación con los riesgos adquiridos) al 11% en su segundo y tercer trimestres.

Por tal motivo los analistas predijeron que National City sobreviviría al deterioro de la economía e incluso recompensaría a sus inversionistas cuando llegaran días mejores. Pero no sucedió así, por el contrario, la Oficina del Contralor de la Moneda le hizo saber al banco que su acceso al plan de rescate no era seguro y que por lo tanto su venta era inevitable.

Unas sí, otras no, Según se entiende, la decisión de excluir a National City del programa de rescate se debe a que el banco tiene una alta exposición a créditos hipotecarios tóxicos. ¿Pero cuál es entonces la lógica de aceptar en el TARP a otros bancos regionales que están en la misma situación que National City?

Es el caso de Marshall & Ilsley, un banco de Milwaukee con activos valorados en 63,500 mdd. M&I sí recibirá 1,700 mdd del plan de rescate a través de la venta de acciones preferenciales y warrants. “Ser elegido por el Departamento del Tesoro resalta la fortaleza de nuestra institución financiera” declaró su CEO Mark Furlong.

Sin embargo, el anuncio de la elegibilidad de M&I para el subsidio federal llegó dos semanas después de que el banco registrara una caída del 50% en sus ganancias trimestrales, mientras que sus previsiones de pérdidas por malos préstamos ascienden a 155 mdd, casi el triple de las reportadas el año pasado.

El analista de Fox-Pitt Kelton, Andrew Marquardt, sostiene que M&I “todavía tiene numerosos activos problemáticos en su haber” independientemente de la ayuda federal que reciba. Marquardt también indicó que el banco enfrenta 644 mdd en pérdidas relacionadas con créditos garantizados con viviendas, y que incluso según ciertas mediciones de capital, en el último periodo reportado M&I parece tener una posición menos robusta que la de National City.

Mientras National City tenía un capital común tangible equivalente al 8.9% de sus acciones hacia el final del tercer trimestre, las acciones comunes de M&I sólo representaban el 7% -luego de la inyección de los 1,700 mdd su ratio de capital Tier 1 ascenderá al 10.9%, es decir, casi a la par que el de National City.

Las circunstancias se repiten en el caso de Comercia, banco que también está solicitando 2,200  mdd del fondo de rescate. Según dijo Comercia, la inyección de capital federal aumentaría su ratio Tier 1  a 10.3%, justo por debajo del nivel reportado por National City.

El resultado de esta inconsistencia en la aplicación de las reglas significa que pese a los miles de millones de dólares que recibirá el sistema bancario, los inversionistas (que de otra forma hubieran puesto también dinero) se mantendrán paralizados ante la posibilidad de respaldar a un banco que resulte después excluido del TARP.

El Departamento del Tesoro pide paciencia.

“Bajo condiciones normales un programa tan amplio y complejo como éste tardaría meses o años en implementarse. No tenemos ese tiempo, así que actuamos con rapidez y metódicamente para alcanzar los resultados necesarios. También actuamos con gran transparencia, comunicándonos con el Congreso y las autoridades reguladoras en cada paso” declaró Anthony Ryan, subsecretario interino de Finanzas Nacionales del Depto. del Tesoro.

Newsletter
Ahora ve
La Policía Federal brasileña descubre trama para exportar carne adulterada
No te pierdas