Se acaba la fiebre del “shopping”

Los mexicanos ya no enloquecen por comprar en Estados Unidos ante un peso débil; esta comunidad gasta 2,000 millones de dólares anuales en compras sólo en Texas.
Los consumidores de EU tienen una mala percepción sobre el f  (Foto: )
MCALLEN, Texas (CNN) -

Los mexicanos, que gastan 2,000 millones de dólares anuales en compras en Texas, han empezado a reducir sus visitas al fronterizo estado en busca de gangas, mientras la crisis financiera y el debilitamiento del peso erosionan sus bolsillos.

Es una cosa habitual para miles de familias mexicanas de ciudades como Monterrey u otras cercanas a la frontera escaparse de compras a los gigantescos centros comerciales de ciudades en Texas, en el sur estadounidense, com Laredo, Brownsville o McAllen.

Incluso, hay gente que viaja al menos una vez al año desde la Ciudad de México y Guadalajara -situadas a más de 1,000 kilómetros de la frontera- en busca de precios bajos, nuevos productos y una mayor variedad en el mercado estadounidense, donde el consumo es pilar de la economía.

Pero el menor ritmo económico en Estados Unidos y la crisis financiera, que ha hecho perder al peso mexicano una cuarta parte de su valor frente al dólar, desplomándose desde el nivel de 9.8 por divisa estadounidense del 4 de agosto hasta el de 13.8 el 22 de octubre, eliminó una de las ventajas de comprar del otro lado de la frontera.

"Hemos notado que los mexicanos han dejado de venir desde agosto y eso ha dañado las ventas", dijo Miranda Stromley, una vendedora en Mercedes, un poblado cercano a McAllen, que ha cobrado auge por su centro comercial con tiendas de fábrica.

Por la frontera están cruzando menos automóviles mexicanos, de acuerdo con la patrulla fronteriza de Estados Unidos y ya no se ven abarrotando los fines de semana los estacionamientos de las tiendas de McAllen.

La ocupación hotelera en la zona también ha caído.

"Ya no vamos a poder ir a Estados Unidos a comprar los juguetes de Navidad. El dólar está muy caro", dijo Esthela Martínez, una ama de casa, mientras comparaba precios en una tienda en Monterrey. "Además, hay que cuidar el dinero, porque luego (...) con los despidos, no nos vaya a tocar", agregó.

Aunque el escenario no se compara con la crisis del Tequila que vivió México a mediados de la década de 1990, el poder de compra cayó y muchas empresas mexicanas comenzaron a recortar personal y a reducir costos para poder salir airosos de la crisis financiera y enfrentar la desacelerada economía.

¿Feliz Navidad?

Hasta ahora había venido resistiendo los efectos de la desaceleración en el resto de Estados Unidos, pero para la economía de Texas la nueva debilidad en los compradores mexicanos es un golpe, porque generan la mitad de las ventas en Laredo y más de una tercera parte de McAllen.

De acuerdo con los datos de la Reserva Federal (Fed) de Dallas, los compradores mexicanos gastan unos 2,000 millones de dólares anuales en Texas. La estabilidad del peso ha sido clave para ello.

Es por eso que ahora la Fed de Dallas calcula que el crecimiento económico en Laredo se desaceleraría este año a un 1.0 por ciento desde el 3.5 por ciento registrado en el 2007.

"Mientras (el peso) no se estabilice, la incertidumbre prevalece, y no nos deja de preocupar que la gente no viaje", dijo a Reuters Miguel Conchas, presidente de la Cámara de Comercio de Laredo.

Cientos de empresas extranjeras han establecido sus plantas en la frontera mexicana para beneficiarse de los bajos salarios en México, ayudando a empujar las ventas en Texas y generando un explosivo crecimiento de centros comerciales en la región.

"El sector minorista tejano es como una clase de industria exportadora, como las manufacturas, y la caída en ventas puede generar la pérdida de empleos en el sector", dijo a Reuters Keith Phillips, un economista senior de la Fed de Dallas.

Pero los comerciantes en Estados Unidos no se cruzan de brazos y ahora ofrecen descuentos de hasta un 80 por ciento para atraer a los mexicanos con mayor capacidad de compra que puedan darse el lujo de comprar un dólar con unos 13 pesos.

Ahora ve
No te pierdas