La crisis, riesgo para emergentes: Fitch

La agencia dijo que la debacle financiera ha puesto en peligro las calificaciones varias nacion México, Rusia, Sudáfrica y Corea del Sur vieron caer su perpectiva a negativa desde estable.
La calificadora rebajó el panorama de México a negativo desd  (Foto: )
LONDRES (CNN) -

Nuevos datos económicos desfavorables se conocieron en Japón y para varias naciones de economías emergentes el lunes, mientras que los bancos europeos mostraban las heridas que ha dejado la peor crisis financiera desde la década de 1930. La agencia calificadora Fitch recortó la nota para el crédito de Rumania a niveles de "bonos basura", como parte de cuatro rebajas en los mercados emergentes, y dijo que la crisis financiera global había colocado en riesgo a las calificaciones de México, Rusia, Sudáfrica y Corea del Sur.

Fitch rebajó su panorama para estos países a negativo desde estable, mientras que los panoramas de Chile y Malasia también fueron reducidos por la agencia, a estable desde positivo.

Estos cambios son parte de una revisión de 17 mercados emergentes de grado de inversión, dijo Fitch el lunes.

Los inversores extranjeros se han desprendido de los activos de Europa del Este, por temor a que muchos en la región no sean capaces de manejar sus fuertes cargas de deuda externa.

Varias naciones, incluidas Islandia, Hungría y Ucrania, han buscado ayuda del Fondo Monetario Internacional. Fitch también recortó las notas de Bulgaria, Kazajistán y Hungría.

En Asia, los manufactureros japoneses sufrieron su peor declive trimestral de los pedidos de maquinaria en una década, mostraron datos oficiales, un mal augurio para la inversión de capital mientras la economía se tambalea al borde de la recesión.

Incluso China, de rápido crecimiento, no ha resultado inmune. Pekín aprobó un paquete de gasto público por 4 billones de yuanes (586,000 millones de dólares) para impulsar la demanda doméstica y ayudar a que la cuarta mayor economía del mundo supere la crisis.

Este estímulo en China se suma a los 4 billones de dólares que ya han comprometido los Gobiernos de todo el mundo para rescatar bancos, garantizar el crédito y promover el gasto público a fin de contener el daño causado por la peor turbulencia financiera en 80 años.

Estados Unidos, donde el colapso del mercado de las casas provocó la crisis, ha presupuestado 700,000 millones de dólares para rescatar a los bancos.

Ahora se prevé que el presidente electo, Barack Obama, invierta cientos de miles de millones de dólares más en un nuevo paquete de estímulo fiscal en Estados Unidos, una vez que asuma el poder en enero.

Bancos cautelosos

Jean-Claude Juncker, presidente del Grupo Euro de ministros de Finanzas de la zona euro, dijo que los bancos del bloque no habían reactivado el crédito tanto como esperaban los líderes cuando lanzaron las medidas para restablecer el sistema financiero.

"Están reaccionando, sí, pero no están reaccionando con el impulso que imaginábamos cuando establecimos los planes de respaldo", dijo Juncker, también primer ministro de Luxemburgo.

El racionamiento del crédito ha hecho que los bancos restrinjan los préstamos entre sí, y también para las empresas y las familias, desde ya hace un año.

El mayor banco de Europa, HSBC Holdings, dijo que sus utilidades del tercer trimestre registraron un alza respecto del nivel del mismo período del 2007, pues la expansión en Asia ayudó a contrarrestar el daño de hipotecas estadounidenses en mora por más de 4,000 millones de dólares.

Pero también anticipó tiempos duros en adelante.

Dresdner Bank, unidad de Allianz, registró su mayor pérdida trimestral desde el comienzo de la crisis, empujando al grupo a una pérdida neta de 2,000 millones de euros (2,570 millones de dólares).

En tanto, el gigante bancario español Santander dijo que lanzará una emisión de acciones por 7,200 millones de euros destinada a reforzar el capital de la entidad tras recientes recompras.

En los mercados de acciones, el plan de estímulo anunciado por Pekín impulsó a las bolsas mundiales. Las acciones chinas subieron más de 7% mientras que la Bolsa de Tokio cerró con un alza de un 6%, pese al débil reporte de los pedidos manufactureros japoneses.

En Europa, las acciones ascendían un 3%.

Ahora ve
No te pierdas