Japón extiende su plan de estímulo

El país asiático expandió su paquete de medidas económicas equivalentes a 295,000 mdd; además planea expandir su esquema de rescate bancario a 131,000 mdd.
TOKIO (CNN) -

Japón expandió un plan de estímulo fiscal y reforzó un escudo para rescates bancarios a 131,000 millones de dólares, pero dejó a los mercados tratando de adivinar si intervendrá para evitar que el alza del yen suma a la economía en una recesión aún más profunda.

En un nuevo plan para estimular la economía, el Gobierno aumentaría el gasto para aliviar el impacto del deterioro del mercado laboral, al tiempo que bajaría impuestos sobre las compras de vehículos con bajas emisiones.

Además, reforzará un paquete ya anunciado de medidas económicas equivalentes a 27 billones de yenes (295,000 millones de dólares), el cual incluye 5 billones en nuevo gasto, exenciones impositivas sobre las hipotecas y beneficios para las empresas pequeñas.

Además, el Gobierno planea expandir su esquema de rescate bancario a 12 billones de yenes (131,000 millones de dólares) desde los 2 billones actuales.

Aso dijo que el Gobierno creará para marzo un esquema para comprar hasta 3 billones de yenes (33,000 millones de dólares) en papel comercial a través de una institución crediticia respaldada por el estado para aliviar las tensiones en el financiamiento.

La fuerte apreciación del yen generó especulación entre los inversores en torno a la posibilidad de que las autoridades intenten detener la tendencia, que el ministro de Finanzas, Shoichi Nakagawa, dijo que era indeseable.

También el viernes, el primer ministro Taro Aso, cuya popularidad ha caído con fuerza antes de unas elecciones previstas para septiembre próximo, delineó amplios recortes impositivos para combatir una profundización de la recesión.

El yen se fortaleció a menos de 89 unidades por dólar, golpeando aún más a los exportadores, que ya deben lidiar con la peor crisis financiera global en décadas.

"Grandes movimientos en los mercados tendrán efectos indeseables sobre la economía", afirmó Nakagawa. Al ser consultado sobre si Japón intervendría para detener la escalada de la moneda, respondió: "No estoy pensando en absoluto en si intervendremos o no".

Para el viceministro de Finanzas para asuntos internacionales, Naoyuki Shinohara, los mercados habrían exagerado la reacción al fracaso del rescate para las automotrices estadounidenses.

"Actuaremos apropiadamente, dependiendo de la situación del mercado", declaró a la prensa al ser consultado sobre la posibilidad de intervención en los mercados cambiarios.

La economía de Japón se hundió en recesión en el tercer trimestre, alimentando temores a que la segunda mayor economía mundial está enfrentando la contracción más larga de su historia, combinada con un regreso a la deflación.

El promedio Nikkei de la bolsa de Tokio sufrió una caída del 5.6% el viernes, mientras que el dólar se hundió a 88.1 yenes, su menor nivel desde 1995.

"El peor escenario para las autoridades japonesas es que la apreciación del yen haga caer los precios de las acciones, lo que agravaría aún más el estado de la economía", dijo Masafumi Yamamoto, estratega de RBS.

Ahora ve
No te pierdas