Analistas auguran mayores despidos en EU

Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff dijeron que la tasa de desempleo podría subir hasta el 11%; señalaron que el sector inmobiliario no tocará fondo hasta el 2010.
EU
NUEVA YORK (CNN) -

La peor crisis financiera de la era de posguerra se agravará aún más, ejerciendo más presión sobre los precios de las viviendas estadounidenses y empujando la tasa de desempleo por encima del 11%, de acuerdo a dos economistas académicos.

Carmen Reinhart de la Universidad de Maryland y Kenneth Rogoff de Harvard creen que el sector inmobiliario no tocaría fondo hasta el 2010.

"Las crisis financieras son asuntos prolongados", escribieron Reinhart y Rogoff en un documento presentado en la reunión anual de la Asociación Económica Americana, celebrada este fin de semana en San Francisco.

Los dos economistas destacaron que, a pesar de los mejores esfuerzos del gobierno y de las autoridades monetarias alrededor del mundo para prevenir la crisis, las medidas pueden hacer tan sólo una parte para contener las secuelas de la mayor burbuja de insolvencia en la historia moderna.

"Algunos bancos centrales ya han demostrado agresividad para actuar, lo que estaba notablemente ausente en la década del 30", señalaron. "Por otra parte, sería sensato no insistir demasiado con la presunción de que somos más sabios que nuestros predecesores", dijeron.

Según el documento, en los ejemplos que se estudiaron como comparación, que incluyeron a países ricos como Suecia y Japón y a naciones más pobres como Malasia y Tailandia, la tasa de desempleo aumentó un promedio de 7 puntos porcentuales durante un periodo de cuatro años.

Dado que la tasa de desempleo en Estados Unidos se ubicó en un 4.6% en el 2006, ello significa que podría subir por encima del 11%.

La naturaleza global de la crisis tendrá repercusiones constantes, sostuvieron los economistas, incluyendo una renovada alza en el incumplimiento de las deudas soberanas.

Otro vaticinio que surge de su investigación ya está en proceso: una explosión en la deuda del gobierno.

"Los grandes motores de los incrementos de la deuda son el inevitable colapso de los ingresos fiscales que padecen los gobiernos tras las profundas y prolongadas contracciones de la producción, al igual que las frecuentemente ambiciosas políticas fiscales anticíclicas destinadas a mitigar el cambio desfavorable de la economía", sostienen los autores.

 

Ahora ve
No te pierdas