Países ricos deben dar más a los pobres

Las naciones desarrolladas aportan apenas el 0.28% de su PIB para ayudar a las menos afortunadas; para que las naciones en desarrollo crezcan económicamente son necesarios 50,000 mdd más al año.
Pobreza  (Foto: Archivo)
Enrique Duarte
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La arquitectura financiera internacional necesita una reforma profunda para que los países ricos aporten ayuda oficial para el desarrollo de las naciones que se encuentran imposibilitadas para expandirse económicamente, estimaron expertos.

En el mercado de divisas internacional diariamente se transan activos por valor de 3,200 millones de dólares (mdd), es decir, tan sólo en 2007 se podrían haber negociado entre 832,000 dólares y un billón de dólares.

La asistencia oficial para el desarrollo (AOD) entre los 22 países miembros del Comité de Asistencia para el Desarrollo fue de unos 103,000 mdd en el 2007, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Esta cifra representó un 0.28% del Producto Interno Bruto (PIB) del conjunto de los países donantes, pero también fue 8.4% inferior a lo que se destinó un año previo.

Para lograr los principales objetivos de desarrollo a largo plazo en los países pobres se necesitaría que se destinaran unos 50,000 mdd más, anualmente.

"Resulta evidente que es preciso modificar la arquitectura general del sistema financiero internacional con el propósito, entre otros, de convertir el proceso de liberalización financiera en un elemento dinamizador del desarrollo", mencionó el experto en economía de la Universidad de León, España, Jorge García-Arias.

En un artículo intitulado "Finanzas internacionales y desarrollo: ¿oportunidad o amenaza?" el catedrático precisó que las corrientes de capital privado pueden desempeñar un papel muy importante en el desarrollo de los países receptores.

Por su parte, el economista de la Universidad Panamericana, Gabriel Pérez del Peral, indicó que la idea es cambiar, por un lado, la regulación de la actividad financiera y, por otro, her más eficientes los flujos de activos financieros a nivel mundial.

"Se han hecho dos propuestas por un lado crear un banco central globalizado, que sincronice las políticas monetarias a nivel mundial, y por otro lado regular los flujos de activos financieros", dijo en entrevista.

El experto indicó que lo que más se recomienda es que los organismos financieros internacionales generen más incentivos a los países desarrollados, para que se den estos flujos de ayuda a los países no desarrollados.

Los síntomas de la disparidad en la distribución de los activos que circulan en los mercados financieros, con respecto al monto que se destina para el desarrollo, se reflejan en el mundo.

Tan sólo en América Latina, en el 2007, un 34.1% de la población total se encontraba en situación de pobreza (184 millones de personas), de los cuales 12.6% vivían en pobreza extrema o indigencia (64 millones), según un informe reciente de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

García-Arias identifica que realizar una reforma en la arquitectura financiera comprende la mejora de la transparencia y los estándares contables; el incremento de la autorregulación y/o de la supervisión externa; la modificación de los mecanismos de gestión de las cuentas de capital; las modificaciones en la elección de los regímenes de tipos de cambio;

El diseño de las políticas económicas nacionales y de las que plantean los organismos económicos internacionales; la provisión de liquidez internacional y los mecanismos de prestamista de última instancia y quiebras y suspensiones de pagos internacionales.

Lo anterior para que los países desarrollados respeten los compromisos cuantitativos de la AOD, destinando a ella un 0.7% del PIB mundial.

Ahora ve
No te pierdas