México debe dar apoyo a deudores: CEPAL

Los bancos y el Gobierno en México requieren crear mecanismos de auxilio para quienes tienen deudas; es necesario cobrar tasas preferenciales a quienes pagan puntualmente sus créditos.
Crédito
Enrique Duarte
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La banca comercial y el gobierno mexicano deben diseñar mecanismos para ayudar a las personas que cayeron en desempleo y tienen contratado algún tipo de crédito con las instituciones financieras y que prevén no podrán pagar o han caído ya en cartera vencida, advirtió la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Además, "los bancos en el país deben tener mucho cuidado en la asignación de nuevos créditos porque el escenario económico es de poco crecimiento", indicó el director de la subsede regional de la CEPAL en México, Jorge Máttar.

Pese al llamado de varias organizaciones, empresarios y políticos, las instituciones bancarias que operan en México no han realizado un recorte en sus tasas de interés; pero sí han endurecido sus políticas de otorgamiento de créditos.

En noviembre pasado, el promedio de las tasas de interés de tarjetas de crédito bancarias se situó en 41.78%, según datos del Banco de México (Banxico).

Mientras que el índice de morosidad sigue subiendo. En noviembre del año pasado el índice de morosidad en tarjetas de crédito se situó en 10.32%, desde el 9.91% de un mes antes, según cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

"Podríamos tener tasas de interés especiales para los deudores que han tenido el crédito durante un tiempo y han estado pagando", dijo Máttar.

Algunas instituciones financieras como Banamex y Bancomer ofrecen tasas menores a los deudores cumplidos, a veces hasta de 24%, pero el beneficio se pierde si el dueño del plástico no lo usa continuamente.

Los usuarios de tarjetas de crédito en México enfrentan una difícil coyuntura ante el incremento de las tasas que cobran los bancos, la pérdida de empleos y las malas expectativas para la economía del país.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) estimó el jueves que México podría crecer este año un 0.7% o decrecer hasta 1.2% si la crisis financiera internacional llegara a extenderse.

El mismo gobierno mexicano ha previsto que este año la economía podría tener un crecimiento nulo, mientras espera que durante el 2008 haya tenido una expansión del 1.8%.

Para tratar de contener el contagio de la crisis financiera, la semana pasada el Gobierno mexicano anunció una serie de medidas para apoyar a la economía familiar y el empleo, en el que se prevé el congelamiento del precio de las gasolinas para este año, así como la reducción de las tarifas de electricidad  (en 10%) y el precio del gas licuado de petróleo (LP), entre otras, pero no hay ningún incentivo fiscal ni para los deudores. 

 "Lo único que queda es que el gobierno coja un estímulo fiscal si quiere subsanar la recesión", dijo por su parte el director del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU, Robert Vos.

Lo anterior porque la recesión económica en los países desarrollados contagiará a los naciones en desarrollo en una desaceleración en los diferentes sectores de la economía.

Ahora ve
No te pierdas