Gran Bretaña lanza rescate bancario

El país anunció un segundo plan que eleva la participación del gobierno en Royal Bank of Scotland; además, el gobierno británico establecerá un nuevo fondo por 74,600 mdd para reactivar el crédito.

Gran Bretaña arrojó el segundo salvavidas multimillonario a sus golpeados bancos en tres meses el lunes, y estableció la base para que el Banco de Inglaterra impulse la oferta monetaria en momentos en que Londres busca nuevas formas para alentar la economía.

Pese a las garantías de que cualquier impacto en las finanzas públicas sería sólo temporario, la libra esterlina caía tras la noticia del nuevo paquete, aunque las acciones de los bancos se cotizaban mixtas. Barclays repuntaba luego de las fuertes bajas del viernes.

El nuevo programa eleva la participación del gobierno en Royal Bank of Scotland (RBS) a 70%, después de que este banco anunció el lunes la mayor pérdida en la historia de las empresas de Gran Bretaña.

Aparte, el plan prevé que los bancos podrán asegurarse contra pérdidas derivadas de sus activos más riesgosos.

El gobierno ofrecerá garantías sobre su deuda y establecerá un nuevo fondo por 50,000 millones de libras esterlinas (unos 74,600 millones de dólares) para comprar valores de alta calidad, a fin de reactivar el crédito.

Se prevé que unos datos previstos para esta semana confirmen que la economía británica ya está en recesión por primera vez desde 1992.

En ese contexto, el ministro de Finanzas británico Alistair Darling dijo que el plan, que abarca varios frentes, fue diseñado para revivir los préstamos para los consumidores y las compañías.

"Si no ponemos en marcha el crédito, la recesión será más larga, más profunda y más dolorosa", dijo Darling.

Se trata de una apuesta elevada del Gobierno. El primer ministro Gordon Brown fue elogiado cuando en octubre pasado lanzó el primer rescate bancario en el país, que fue copiado en el resto del mundo.

Pero el domingo, un sondeo mostró que su popularidad estaba en retroceso de nuevo, cuando faltan ya menos de 18 meses para las próximas elecciones.

El problema es de escala mundial, con cientos de miles de despidos a ambos lados del Atlántico, ya que las compañías que no pueden conseguir nuevos fondos deben recortar costos. Incluso algunos bancos grandes han colapsado.

Ahora ve
No te pierdas