La recesión amenaza a América Latina

La crisis estadounidense ha afectado a las economías de la región, pero lo peor aún esta por venir; México y Brasil sufrirán especialmente, al registrar un PIB negativo en 2009, según los analistas.
Crisis  (Foto: Dreamstime)
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

La crisis en Estados Unidos ha estado castigando a las economías de Latinoamérica en los últimos meses, pero las cosas aún podrían ponerse peor.

Una serie de datos más negativos que lo esperado en la región augura una agonía económica más larga, sobre todo en las dos mayores economías regionales, Brasil y México.

Para toda Latinoamérica, la calificadora Fitch pronostica una contracción económica del 0.9% este año. Y la recesión ya les está pisando los talones a algunos países.

Brasil, la mayor economía latinoamericana, preocupó a los inversores al anunciar una caída más profunda que la esperada en su Producto Interno Bruto (PIB) del cuarto trimestre del año pasado, cuando se contrajo un 3.6%.

Y muchos analistas creen que aumentaron las posibilidades de que Brasil registre un PIB negativo en el 2009.

En México, los datos económicos han ido de mal a peor en meses recientes, sobre todo en el sector industrial, que depende de los ciclos de la economía en recesión de Estados Unidos y en donde se han registrado despidos masivos.

Ya es un hecho que México entrará en recesión en el primer semestre, en gran medida y al igual que Brasil, por las menores ventas del sector automotor a Estados Unidos y mientras la confianza de los consumidores cae a mínimos históricos.

"Nuestros proveedores vienen con menos frecuencia y la gente sólo mira y no compra", dijo Sonia Garduño, vendedora de la tienda departamental El Palacio de Hierro en la capital mexicana. "La mercancía cada vez se acumula más en las bodegas", agregó.

La desaceleración en la industria también está causando estragos en Chile, cuya economía vio en el último trimestre del año pasado su peor desempeño para un periodo similar, por los efectos de la crisis global que ha golpeado a las exportaciones chilenas.

Chile, visto como la economía más estable de Latinoamérica, entraría en recesión, según analistas, en el primer semestre, algo que no ocurre desde 1999.

Del otro lado de la cordillera, Credit Suisse espera una contracción del 1.5% de la economía de Argentina este año, después de seis años de robusta expansión.

El panorama no es mucho más alentador en Venezuela y Ecuador, cuyas economías dependen en gran medida del petróleo y están luchando con ferocidad para no caer en recesión.

Hasta hace algunas semanas, funcionarios de Gobierno y analistas pensaban que el primer semestre sería la parte más complicada del año para la región. Pero ahora creen que la agonía podría prolongarse, sobre todo en México.

Brasil y México, los más golpeados

Aunque el futuro es incierto en Brasil -las proyecciones de los analistas para su economía van desde una expansión del 0.8% a una caída del 4.5% este año-, su sector automotor es el más afectado por la recesión estadounidense.

"Las perspectivas para este año se deterioran, aumentó la chance de tener este año como un todo un PIB negativo", dijo Newton Rosa, economista jefe de SulAmerica Investimentos, quien antes esperaba un crecimiento del 1.4% y ahora espera una contracción de hasta el 1%.

Como si fuera poco, los analistas esperan que poco a poco el declive del consumo de la población se agudice.

"El fuerte golpe a la demanda doméstica no se podrá revertir rápidamente, debido a los débiles mercados laborales", dijo Felipe Illanes, economista de Merrill Lynch, sobre el problema del creciente desempleo en la región.

En México -que tiene en su vecino Estados Unidos a su mayor socio comercial- la actividad industrial sufrió su mayor desplome en enero desde 1995, con lo que acumuló seis meses seguidos de caídas, en una tendencia que no parece tener fin.

"Esperamos que los reportes de los próximos meses también revelen caídas relevantes (...) la producción del país va en caída libre", dijo Ricardo Aguilar, de la casa de bolsa INVEX.

La confianza de los consumidores está en mínimo histórico, sobre todo porque los mexicanos cada vez están más pesimistas con sus posibilidades de comprar bienes y sobre la situación de la economía. Y el consumo había sido uno de los sostenes que mantenían la rueda económica girando en México hasta ahora.

El banco central espera una caída del PIB de México de hasta el 1.8%.

"Esperamos que durante el segundo semestre del año, la economía toque fondo y veamos la luz al final del túnel para que en el 2010 podamos experimentar ya una recuperación", dijo esta semana el jefe del banco central, Guillermo Ortiz.

Recuperación esperada en Chile

Chile tendría una contracción en su economía en los tres primeros trimestres del 2009.

Sin embargo, después de un fuerte recorte en las tasas de interés y un plan fiscal de estímulo económico, experimentaría una recuperación en el cuarto trimestre, para cerrar el año con una expansión de un 0.5%, según Banchile.

"Yo diría que es una recesión, que es leve, pero que tiene una fecha de término más o menos marcada, que sería el tercer trimestre de este año", dijo Rodrigo Ibáñez, analista de Economía de la correduría Banchile Inversiones.

Para Argentina, JP Morgan espera una caída de la economía de hasta el 3%.

"Mediciones privadas de la producción industrial sugieren que el sector se está contrayendo desde hace unos meses a una tasa anualizada cercana al 20% en términos estacionales", dijo el banco de inversión en un reporte.

En Venezuela, el ministro de Economía, Alí Rodríguez, reconoció el martes que es posible una contracción tras cinco años consecutivos de crecimiento, toda vez que los precios internacionales del crudo han bajado más de la cuenta.

Mientras tanto, en el andino Ecuador, los economistas esperan un crecimiento nulo, aunque el Gobierno todavía proyecta una expansión del 1.4% este año.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Fitch dijo que la habilidad de la región para absorber el golpe recesivo dependerá de los ajustes fiscales y monetarios que aplique cada país, en momentos en que la inflación está dejando de ser un problema serio en varios de ellos.

"Pese a que existe la expectativa de un mayor relajamiento monetario, las políticas fiscales contracíclicas pueden ser usadas sólo en algunos países, lo que hará más difícil para las autoridades de América Latina aminorar el impacto de los choques externos en su economía", dijo Fitch.

Ahora ve
Trump busca reforzar el cerco económico a Corea del Norte con nuevas sanciones
No te pierdas
×