Bancos de A. Latina prevén ganar menos

Los bancos en la región verán sus ganancias mermadas en 2009, debido a la crisis financiera; las empresas serán las que más posibilidades tengan de acceder a crédito en sus países de origen.
Bancos  (Foto: Archivo)
SANTIAGO, (CNN) -

Los bancos de América Latina, tras finalizar un año 2008 más que aceptable en términos de resultados, pese a la crisis crediticia mundial, iniciaron el 2009 tomando resguardos, ya que han hecho importantes provisiones para encarar la dureza de la recesión.

Las reservas de dinero para cubrir eventuales agujeros afectarán las ganancias de las entidades financieras, que probablemente se contraigan este año respecto a las de ejercicios anteriores, extendiendo la desaceleración de los últimos años tras el auge de la primera mitad de la década.

Algunos de los grandes de la región ya anunciaron incrementos en sus provisiones, como Itaú Unibanco y Bradesco en Brasil, Banorte en México y BCI en Chile.

"Para este año se prevé un menor crecimiento de crédito y provisiones más altas, por lo que habrá una menor rentabilidad. Este menor crecimiento es tanto producto de la menor oferta como por la menor demanda, debido a la crisis", dijo Juan Partida, analista de UBS en Ciudad de México.

La menor disponibilidad de fondeo a nivel internacional ya ha restringido la oferta de crédito en la región, pero a ello se suman las consecuencias de la recesión mundial en los ciudadanos, que también van a demandar menos préstamos, sobre todo de consumo e hipotecarios.

La excepción a esta regla sería la posibilidad de promociones crediticias, como la que realizaron en Chile inmobiliarias y bancos ofreciendo atractivos paquetes de financiamiento de viviendas, que significaron 50 millones de dólares en ventas de casas en tres días, una cifra que no se había alcanzado en todo el mes anterior.

Pero este tipo de promociones es casi una anécdota al hablar de la industria financiera regional en su totalidad, que no espera buenas noticias para lo que resta del 2009.

La expectativa de un mayor desempleo, la caída de la actividad económica y las serias dificultades para pagar que tendrán empresas y consumidores dibuja un panorama sombrío para los bancos que, sin embargo, no esperan en general pérdidas sin menor crecimiento de créditos otorgados y ganancias.

"Tenemos una predisposición negativa para el 2009. Esperamos que el sector en Brasil reporte un crecimiento negativo en ganancias y la rentabilidad se contraiga por cuarto año consecutivo, principalmente por el reflejo de una menor calidad de los activos y un crecimiento de los préstamos más lento", comentó Mario Pierry, analista de Deusche Bank.

Los pronósticos para la banca chilena, la más solvente de América Latina según un estudio del Foro Económico Mundial, incluyen un aumento de créditos a empresas, fundamentalmente debido a que la falta de financiamiento en el exterior haría que muchas compañías vuelvan al país en busca de fondos.

"Estimamos un crecimiento del 8%, real en las colocaciones en la banca chilena, menor al de años anteriores, fundamentalmente por los préstamos a empresas. Hipotecarios quizás suban por las ofertas y los de consumo es difícil que crezcan mucho, porque hay más riesgo", anticipó Paula Vicuña, de Santander Investment Chile.

Y mientras haya liquidez para atenderlas, los préstamos comerciales subirán. "Y hoy hay liquidez", sugirió Vicuña.

Un 2008, bueno pese a todo

Si bien la mayoría de los bancos de la región anotaron bajas en sus márgenes y rentabilidades el año pasado, los resultados operacionales y netos fueron bastante mejores que los de sus pares de países desarrollados, donde abundó la sangre en los balances.

En América Latina los números rojos prácticamente no existieron.

"El 2008 fue un año bastante bueno, ya que todos los bancos tuvieron crecimientos en crédito, con buenos márgenes, calidad de cartera bastante sólida, con excepción de México donde hubo un deterioro de la cartera vencida, sobre todo de tarjetas de crédito", explicó Partida, de UBS.

Los gigantes de la región, Itaú Unibanco y Banco do Brasil, ganaron 3,260 millones y 3,740 millones de dólares el año pasado, respectivamente.

El segundo más grande de México, Banamex, filial de Citigroup, sumó 941 millones, el Macro de Argentina ganó 660 millones y el mayor de Chile, Santander, se embolsó 526 millones de dólares.

Pero la crisis sí se empezó a sentir dado que la mayoría de las entidades reportó un descenso en sus créditos, lo que generó las primeras cuotas de incertidumbre en cuanto a los efectos locales de la recesión global.

Hasta ahora, los bancos latinoamericanos han abordado el escenario con precaución y mayor severidad a la hora de conceder créditos, lo que les ha significado mantenerse en el lado de las ganancias.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero cualquier traspié mayor de la economía regional podría detonar un mayor nivel de morosidad, que ni las millonarias provisiones hechas sean capaces de cubrir, comentó Vicuña.

 

Ahora ve
Las horas pasan, pero la esperanza en la Ciudad de México sigue intacta
No te pierdas
×