Japón tiene caída récord en precios

La inflación descendió 1.1% en mayo, siendo la mayor baja desde que empezaron los registros en 1970; el derrumbe del índice se debió a un retroceso en la demanda y en los precios del crudo.
TOKIO (CNN) -

Los precios al consumidor de Japón bajaron a un ritmo récord de 1.1% en el año a mayo, ante crecientes señales de una caída de la demanda que empuja a la economía a lo que sería su segundo periodo de deflación en esta década, lo que podría requerir una respuesta del banco central. Los números divulgados el viernes son una nueva señal de debilidad de la economía japonesa y podrían llevar al Banco de Japón a extender el respaldo para el mercado financiero corporativo más allá del plazo de vencimiento de septiembre, aunque sin un retorno a la política de flexibilización cuantitativa total, según analistas.

El derrumbe del índice de precios al consumidor (IPC) subyacente, que incluye precios energéticos, fue en parte impulsado por el declive de 70% en los precios del crudo entre julio y octubre del año pasado.

El dato del viernes fue la mayor reducción desde que empezaron los registros del IPC en 1970, aunque inferior a la proyección de los economistas, de 1.2%.

Tras salir de casi una década de deflación después del colapso de una burbuja de las propiedades en los años de 1990, la economía ha sido golpeada por la crisis financiera global que comenzó en el 2007 con el desplome hipotecario de Estados Unidos.

Banco Central niega deflación

El vicegobernador del Banco de Japón, Hirohide Yamaguchi, dijo el lunes que Japón no está en una espiral deflacionaria y que el organismo monetario prevé que las caídas en los precios al consumidor se moderen después del verano boreal.

Los comentarios de Yamaguchi se conocieron después de unos datos que mostraron el viernes que los precios al consumidor cayeron un récord de 1.1% en el año a mayo, con clara evidencia de que la demanda se evapora.

"Prevemos que las bajas de los precios al consumidor subyacentes se reduzcan después del verano (boreal). Juzgamos que Japón no está en una espiral de deflación", dijo Yamaguchi en un comité de la cámara alta del parlamento.

El Banco Central proyecta dos años de deflación, por lo que las caídas de precios por sí solas difícilmente lo impulsen a adoptar nuevamente la flexibilización cuantitativa, que en Japón involucró inundar el sistema bancario con fondos para cumplir una meta monetaria específica.

Pero el banco ya ha estado expandiendo su hoja de balance. Ha incrementado sus compras de bonos gubernamentales en dos ocasiones desde diciembre, limitando efectivamente los rendimientos de los bonos y los costos financieros, a medida que la crisis financiera sacudía a los mercados globales.

Las expectativas de que la segunda economía mundial empezará a crecer nuevamente tras cuatro trimestres seguidos de contracción han llevado a especulaciones de que el banco central podría empezar a pensar en anular gradualmente las medidas de emergencia introducidas en el medio de la turbulencia financiera global.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero la OCDE dijo la semana pasada que el Banco de Japón debería extender sus medidas no convencionales de política, como las compras de deuda corporativa y de títulos públicos, hasta bien entrado el próximo año para combatir la deflación.

   

Ahora ve
Ken, el eterno amor de Barbie, se renueva
No te pierdas
ç
×