Hacienda anticipa impuestos adicionales

La secretaría enviará al Congreso una iniciativa de reforma fiscal junto al proyecto de presupuesto; Carstens señaló que se deberá recurrir a nuevos impuestos ante la caída de los ingresos petroleros.
Carstens-werner-ntx  (Foto: Notimex)

El Gobierno de México enviará al Congreso una iniciativa de reforma fiscal junto al proyecto de presupuesto del 2010, dijo el jueves el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, en medio de la peor recesión económica en casi 15 años.

Carstens dijo también que México recortará el gasto gubernamental en 50,000 millones de pesos adicionales (unos 3,785 millones de dólares) para mantenerlo en línea con los ingresos, que este año se espera sean menores a lo presupuestado,

El Gobierno debe mandar el presupuesto al Congreso a más tardar el 8 de septiembre, de acuerdo con las leyes locales.

"Estamos pensando en la necesidad de aumentar la recaudación tributaria a través de una reforma tributaria, las medidas específicas no las hemos determinado, esas se presentarán con el nuevo paquete", dijo Carstens en una presentación ante la prensa.

Más tarde, el funcionario afirmó que el Gobierno presentará un proyecto de presupuesto que considere "un déficit moderado" el año próximo que vaya disminuyendo conforme se recupere la economía. Pero también anticipó que habría nuevos impuestos.

"Vamos a tener que recurrir a algunos impuestos adicionales sobre todo para reponer la caída de los ingresos petroleros", dijo Carstens a la cadena Radio Fórmula.

En la rueda de prensa, Carstens dijo que el Gobierno buscará incrementar los ingresos tributarios del país a través de una reforma fiscal, cuya propuesta se presentará en el paquete económico para 2010.

Señaló que aún no se definen las medidas específicas que se incluirán en la propuesta de reforma fiscal que el Ejecutivo propondrá al Congreso de la Unión.

El funcionario dijo que en 2010 se buscará un balance entre hacer eficiente el gasto, aumentar los ingresos no petroleros y tener un "pequeño déficit", que se reducirá conforme se vaya recuperando la economía, a fin de llegar a un déficit cero en 2012.

"De esa manera, se busca continuar con el impulso que la política fiscal le puede dar a la economía, pero siempre sin sacrificar la salud de mediano plazo de las finanzas públicas", subraya.

No obstante, comentó, aunque la recuperación económica hará que los ingresos no petroleros vayan aumentando, ese factor no será suficiente por lo que, anunció, "sí estamos pensando en la necesidad de aumentar la recaudación tributaria a través de una reforma tributaria".

Precisó que las medidas específicas de esta reforma aún no se determinan, ya que se presentarán en la propuesta de Paquete Económico para 2010, y atenderán el intercambio de opiniones que las autoridades hacendarias tengan con los diferentes miembros del Congreso.

La opinión del Gobierno federal, agregó, es moverse en esa dirección, no sólo para enfrentar la actual coyuntura, sino también para sustituir a los ingresos petroleros, porque el volumen de  producción de petróleo se ha reducido en 500 mil barriles diarios, lo que ha impactado a los ingresos públicos, y hay que reponerlos.

Por ello, reiteró, se tratará de utilizar estas tres fuentes para "cerrar" las finanzas públicas, no depender únicamente de impuestos, "pero de todas maneras, dadas las circunstancias, sí va a ser indispensable hacer consideraciones respecto a los ingresos tributarios".

Nuevo recorte

El recorte al gasto que anunció Carstens el jueves se suma a otro de 35,000 millones anunciado a fines de mayo.

Carstens dijo que México tendrá este año 480,000 millones de pesos menos de ingresos fiscales a lo presupuestado, que serán compensados por los recortes del gasto, coberturas de crudo y fondos de estabilización.

"Quizás sea la mayor reducción histórica en los ingresos públicos en un año", agregó el funcionario.

El gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz, y las agencias calificadoras Moody's, S&P y Fitch, han exhortado al Gobierno del presidente Felipe Calderón a buscar formas de ampliar su recaudación fiscal, una de las más bajas en Latinoamérica.

Las calificadoras han dicho que México debe reducir su dependencia de los ingresos petroleros, la principal fuente de divisas actualmente, y han asegurado que si no lo logra podrían bajar sus notas de deuda del país.

El Gobierno espera que la economía se contraiga un 5.5%, arrastrada por la caída en las exportaciones petroleras y manufactureras ante la menor demanda de Estados Unidos.

Pero la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) -de la que México es miembro- calcula un desplome hasta del 8.0%.

 

Con información de Reuters y Notimex

 

 

Newsletter
Ahora ve
La policía británica realiza arrestos significativos sobre el ataque en Londres
No te pierdas